Edición Impresa
Martes 19 de Febrero de 2013

La ventaja de tener de vecino a un concejal

 El saludable ahínco con que los concejales María Eugenia Schmuck y Héctor Cavallero impulsaron reuniones de los damnificados por el diluvio de diciembre en Fisherton y ahora exigen resarcimientos...

El saludable ahínco con que los concejales María Eugenia Schmuck y Héctor Cavallero impulsaron reuniones de los damnificados por el diluvio de diciembre en Fisherton y ahora exigen resarcimientos al municipio tiene un origen: ambos fueron afectados directamente ya que viven en el barrio y quedaron literalmente tapados por agua.

La vehemencia del reclamo es saludable y abre la puerta a otro debate. ¿No es tiempo de que los concejales se elijan por distrito? Así cada uno representaría al barrio en el que vive y, como sucedió con Cavallero y Schmuck, sufrirían en carne propia algunos problemas y estarían en contacto directo con sus vecinos.

No faltará el edil que dirá que su función es estar en contacto permanente con los vecinos, lo cual es absolutamente cierto, pero la experiencia demuestra que cuando un problema golpea en primera persona la puerta de la casa de un concejal, entonces el proyecto se motoriza con más velocidad.

Hay varias iniciativas, algunas incluso en la Legislatura provincial, que impulsan la elección del concejal por distrito. Ninguna logró avances significativos. Tal vez sea hora de retomarlas. Hoy Rosario tiene 22 ediles que representan a los seis distritos de la ciudad. En Fisherton viven dos, y sin dudas trabajaron denodadamente por sus vecinos y sumaron a los de Empalme Graneros, Nuevo Alberdi y Bella Vista. Imaginen si en cada barrio habría un representante.

Comentarios