El Mundo
Martes 24 de Mayo de 2016

La ultraderecha perdió en Austria por un mínimo porcentaje de votos

Europa y el espectro extremista. El ecologista Van der Bellen se impuso por 50,3 por ciento a 49,7 por ciento gracias al voto por correo de austríacos en el exterior. Alivio en la UE.

El candidato del partido ultraderechista FPO, Norbert Hofer, fue derrotado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo en Austria, en las que se impuso por una diferencia mínima el ecologista Alexander Van der Bellen. Este, un profesor jubilado de economía de 72 años, obtuvo el 50,3 por ciento de los votos frente al 49,7 por ciento de Hofer, de 45 años. La diferencia fue así de apenas 31.026 votos sobre 4,6 millones emitidos. El virtual empate, que solo pudo ser dirimido por los votos por correo —lo que obligó a esperar a ayer para conocer el resultado definitivo— es una fuerte advertencia a Europa sobre los efectos políticos que está teniendo la ola de refugiados que llega desde Medio Oriente. La presidencia austríaca tiene un poder limitado, pero el FPO pensaba usarlo a fondo para formar su propio Ejecutivo. Y sobre todo, queda el terremoto político que dejó fuera de carrera a los partidos tradicionales y este gran avance de la ultraderecha, que ha conmocionado a Europa.

El presidente electo de Austria dijo que quiere promover la cultura del diálogo tras su estrecha victoria contra el candidato de ultraderecha, lo que demuestra que mucha gente "no se siente vista o escuchada de forma adecuada. Necesitaremos otra cultura", señaló Van der Bellen tras el anuncio de los resultados. "Una mitad (del electorado) es tan importante como la otra", afirmó. "Se ha hablado de las divisiones en este país, entre derecha e izquierda, entre la ciudad y el campo, entre los de arriba y los de abajo, entre jóvenes y viejos. Pero creo que se puede ver así: son dos mitades que hacen Austria, y una es igual de importante que la otra", dijo este economista de 72 años. "Puedo decir que vos sos igual de importante que yo. Y que yo soy igual de importante que vos. Y juntos formamos esta bella Austria", agregó Van der Bellen, hijo de inmigrantes holandeses. El ecologista habló ante una bandera de Austria y otra de la Unión Europea.

En el otro bando, hubo una mezcla de tristeza y sensación de haber logrado poner un mojón político. "Claro que estoy triste. Me hubiera gustado cuidar por ustedes a nuestro maravilloso país como presidente", escribió Hofer en Facebook. También el presidente del FPO, Heinz-Christian Strache, reconoció en Facebook la victoria por un estrecho margen de Van der Bellen. Aun así, Strache aseguró que su partido ha "inaugurado un cambio" en Austria. Según el líder populista, en Austria ha comenzado una nueva era "hacia una democracia directa y referendos vinculantes".

El nuevo presidente austríaco asumiráo el 8 de julio. Los dos candidatos se enfrentaron durante meses en una dura campaña. Por primera vez no participaron del ballottage los candidatos de los partidos de gobierno, el socialdemócrata SPO y el socialcristiano OVP. El canciller austríaco Werner Faymann dimitió por la debacle del SPO en la primera vuelta de las presidenciales. Van der Bellen logró la mayoría de sus votos en las ciudades. En Viena obtuvo casi el 70 por ciento. En el resto de las capitales regionales también llevó la delantera. Hofer, en cambio, se vio favorecido fuera de las grandes urbes. Van der Bellen logró la ventaja decisiva con los 740.000 votos emitidos por correo, de austríacos residentes en el extranjero. El candidato ecologista, que sólo había recabado en el primer turno del 24 de abril 21,3 por ciento de votos contra 35,1 por ciento de Hofer, se vio también beneficiado por democristianos y socialdemócratas. Hofer ya había dicho que pensaba disolver el Ejecutivo y facilitar un gobierno de Strache, verdadero jefe del FPO.

La Comisión Europea hizo campaña por Van der Bellen, que en la crisis de refugiados presenta una posición moderada, contraria a los controles fronterizos y a la construcción de vallas. El presidente alemán, Joachim Gauck, declaró: "Me alegra que como europeo convencido quiera promover en el marco de su nueva tarea una Unión Europea fuerte, confiable y a largo plazo más profunda". Desde la otra vereda, los partidos de derecha extrema se congratularon con el FPO. El Frente Nacional (FN) francés, primer partido de Francia en los sondeos, felicitó a Hofer por su "desempeño histórico". El FPO es uno de varios partidos de derecha extrema que han tenido grandes avances desde que a la crisis económica europea se sumó la ola inmigratoria. Partidos similares han tenido actuaciones destacadas en Alemania, Italia, Gran Bretaña y Holanda.

Comentarios