Escenario
Martes 30 de Agosto de 2016

La última risa de un gigante de la comedia estadounidense

Murió Gene Wilder, el actor de "El joven Frankenstein" y "Una chica al rojo vivo". Brilló en películas de Mel Brooks y Woody Allen.

Gene Wilder dejó su última carcajada en el aire. El actor, guionista y director estadounidense, quien se destacó en películas como "El joven Frankenstein" o la versión original de "Willy Wonka y la fábrica de chocolate" de los años 70, murió ayer a los 83 años en su casa en Connecticut debido a complicaciones derivadas de la enfermedad de Alzheimer, según confirmó su sobrino Jordan Walker-Pearlman, quien en un comunicado oficial informó que Wilder convivió con la enfermedad durante los últimos tres años.

El sobrino dijo que la enfermedad se había mantenido en secreto "no por vanidad", sino para que "los incontables niños que le sonreían o exclamaban «¡allí va Willy Wonka!» no se vieran expuestos a una enfermedad adulta o problemas".

En otro párrafo, indicó que esa decisión fue "una manera de proteger la sonrisa de los niños con los que se cruzaba". Y añadió: "Gene simplemente no podía tolerar la idea de una sonrisa menos en el mundo".

Wilder fue uno de los cómicos más célebres de las décadas del 70 y 80 y escribió los guiones de varias de sus películas, como los de "El joven Frankenstein" (1974), junto a Mel Brooks, que fue una burla de las películas de terror de la década de 1930.

El debut en la gran pantalla de Wilder sería con "Bonnie & Clyde" de Arthur Penn

También se destacó en "Sordos, ciegos y locos", de Arthur Hiller, que protagonizó junto a Richard Pryor y sin duda se trató de otros de los grandes sucesos en su carrera.

Gene Wilder coprotagonizó junto a Richard Pryor la comedia "El expreso de Chicago" (1976) y también "Locos de remate" (1980), convirtiéndose en una dupla humorística exitosa de la época.

La crítica y el público lo aclamaron por su papel de "Waco Kid" en la tercera cinta de Brooks, la parodia de un western y éxito de taquilla "Sillas de montar calientes" (1974).

También dirigió varios de los filmes que protagonizó, como "El hermano más listo de Sherlock Holmes" (1975), "Una chica al rojo vivo" (1984), especialmente recordada por el tema de Stevie Wonder "I Just Called to Say I Love You", y "Terrorífica luna de miel" (1986), estas dos últimas junto a quien fuera su esposa, la actriz cómica Gilda Radner, su tercer matrimonio.

La muerte de su mujer a temprana edad por un cáncer de ovarios golpeó duramente e Wilder, quien tras su deceso en 1989 espació sus apariciones en cine y televisión y en 2000 fue tratado por un linfoma.

El impacto del deceso de su mujer se tradujo en la fundación de la asociación Gilda's Club en su memoria.

Así, junto a Karen Boyer se convirtió en uno de los mayores activistas de la concientización del cáncer de ovarios.

En 1998, Wilder escribió el libro "Gilda's Disease" por el que explicaría sus experiencias junto a su tercera esposa. Y un año más tarde, el actor se retiraba del mundo del cine para dedicarse a las actividades humanitarias.

Las memorias de Wilder fueron publicadas en 2005 bajo el nombre "Kiss Me Like A Stranger" y en 2007 editó su primera novela, centrada en la Primera Guerra Mundial, bajo el título "My French Whore".

Talento. Mel Brooks, que colaboró en varias oportunidades con Wilder, describió al actor como un "auténtico gran talento de nuestros tiempos" en Twitter y añadió que Wilder bendijo con su "magia" todas sus películas.

Wilder estuvo nominado dos veces al Oscar, las dos por películas de Brooks: la primera en 1975 por "El joven Frankenstein" y la segunda por "Los productores" en 1969, en la que interpretó al contador Leo Bloom.

"Seguía disfrutando del arte, la música y besando a su mujer de los últimos 25 años, Karen. Bailó en una iglesia como padrino de bodas y llevó los anillos, llevó a cabo incontables maratones de westerns y disfrutó de la compañía de sus seres queridos", añade el comunicado.

Su último papel importante fue en una versión para televisión de la película "Alicia en el país de las maravillas" a finales de 1990, en la que también trabajaron Ben Kingsley y Martin Short.

"Gene Wilder, uno de los verdaderos grandes talentos de nuestro tiempo. Bendijo cada película que hicimos con su magia y a mí me bendijo con su amistad", escribió Brooks en Twitter.

Nacido en Milwaukee como Jerome Silberman, fue hijo de una familia de inmigrantes judíos rusos y estudió interpretación en la Universidad de Iowa, donde se graduó en 1955.

Wilder se puso a trabajar en el teatro además de ser conductor de limusinas y de ser maestro de esgrima. Su carrera como actor se fomentaría en algunas producciones del off-Broadway como "The Complaisant Lover" y "Roots" (1961), por lo que recibiría los galardones Clarence Derwent.

En 1964 tendría la oportunidad de ser elegido para interpretar "Mother Courage and Her Children" junto a Anne Bancroft. A la sobresaliente actriz le gustó Wilder y habló de él al gran comediante Mel Brooks, fue allí que comenzó una relación laboral y de amistad que duró toda la vida.

Comentarios