Edición Impresa
Sábado 10 de Diciembre de 2011

La sorpresa de Torrente y la emoción de Senatore

A Rolando Espinosa le gustan otros deportes, como el hockey sobre césped y el boxeo. Y un poco más atrás el básquet y el hándbol. Le gusta mirar "películas viejas", como todas las de Rocky, Arnold Schwarzeneger o Chuck Norris y prefiere la cumbia "pero de la buena, no la villera. Digamos Los Palmeras, Leo Mattioli, Sergio Torres". Un pibe de barrio, de la zona sur, a un par de cuadras del casino. Un pibe con sueños y con algunas anécdotas que Sergio Quevedo, el director de la carrera de periodismo del Isef, se asegura de contar.

"La carrera funciona hace veinte años y no tenemos antecedentes de contar con un estudiante con cierta dificultad. Digo dificultad porque a mí la palabra discapacidad me duele mucho. El tiene una limitación en su movilidad, pero tiene brillantez en su mente. Y de eso pueden dar fe Lucho Torrente (ex técnico de Newell's) o el Tata Martino. Y un día trajimos a dar una charla a Leonardo Senatore, uno de los jugadores rosarinos de Los Pumas. En un momento Rolando le hace un comentario donde le decía que los admiraba, al igual que a Las Leonas, porque la emoción que ellos transmitían al cantar el Himno Nacional no era la misma que expresaban los futbolistas de la selección. Y eso era amar la camiseta. El pibe se quedó sin palabras, se emocionó. También Lucho Torrente se quedó perplejo y dijo «!uf¡, ¿de dónde sacaron a este pibe?» cuando Rolando le hizo un planteo sobre el sistema defensivo que empleaba en Newell's. También le señaló que jugaba sin un punta definido y que eso obligaba a Figueroa, el enganche, a jugar en esa función y así no le rendía", cuenta el director.

Quevedo va más allá de las anécdotas. "El sabe que lo queremos y que es uno más, nada de diferencias. A la primera de cambio le damos con todo si es necesario", cuenta y se ríe con complicidad. "Es lo que quiero, igualdad para todos", retruca Rolando y resume toda una forma de ver la vida.

Comentarios