Edición Impresa
Sábado 22 de Febrero de 2014

La soja subió varios peldaños y monopolizó los negocios

La suba persistente de los precios internacionales de la soja marcó el ritmo de la semana agropecuaria y liberó un fuerte caudal de ventas en el Mercado Disponible de la Bolsa de Rosario.

La suba persistente de los precios internacionales de la soja marcó el ritmo de la semana agropecuaria y liberó un fuerte caudal de ventas en el Mercado Disponible de la Bolsa de Rosario.

Con valores en el mercado de referencia que rozaron los u$s 500 dólares la tonelada (la mejor cotización de los últimos cinco meses), la soja es la estrella del momento y monopoliza todas la miradas.

En la Bolsa rosarina hubo un importante intercambio de manos con valores que dependieron de las distintas condiciones de entrega.

Los valores para el poroto de la nueva cosecha se movieron en un rango que osciló entre los u$s 300 y u$s 310 la tonelada con entrega a fines de marzo y principios de abril.

Para los especialistas, la suba del commoditie en el mercado de referencia estuvo vehiculizado sobre todo por los temores que genera el clima seco en Brasil, así como las excesivas lluvias que cayeron durante febrero en la zona núcleo agropecuaria argentina.

Respecto a las condiciones para los cultivos, el último informe GEA elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario destaca que las lluvias que cayeron en las dos primeras semanas de este mes continuaron colapsando los perfiles.

Las pérdidas de superficie sembrada van de 1 a 5 por ciento. "Si las lluvias dan un respiro la situación comenzaría a normalizarse. Las zonas donde las precipitaciones fueron moderadas mantienen altas expectativas de rindes en soja y en maíces sembrados tardíamente.

La oleaginosa de segunda expresó una fuerte y sorpresiva recuperación".

En los cultivos de soja del norte de Santa Fe (según las estimaciones semanales que prepara la Bolsa de la ciudad capital de la provincia) las plantas se encuentran "en una etapa de definición", donde el clima participa con un rol muy importante.

En la semana que pasó se registraron nuevas precipitaciones y a diferencia de la anterior, esos departamentos se vieron beneficiados por registros superiores a 100 milímetros de agua caída, menos en General Obligado con registro algo superior a los 50 milímetros (mm), favoreciendo a todos los cultivares en dicha área.

 

Sur de Santa Fe. La región núcleo acumuló desde el jueves 6 de febrero lluvias de entre 60 y 160 mm.

El impacto en los números totales de los primeros doce días del mes son impresionantes: Ramallo se alza con un registro 497,4mm; Pergamino le sigue con 400 mm; Bigand alcanzó los 355 mm y los alrededores de Rosario fluctúan entre 170 y 270 mm.

En estas localidades se concentraron los mayores problemas de excesos hídricos, con pérdidas de superficie en los cultivos de soja y maíz, entre 3 y 5 por ciento.

"Pero para todo el corredor que va desde el centro-este de Córdoba y se extiende por el noreste bonaerense, centro y sur de Santa Fe y atraviesa toda la provincia de Entre Ríos, se estiman pérdidas en los sectores bajos".

En soja de primera debieron suspenderse las aplicaciones de fungicidas preventivos e insecticidas que comenzaron la semana anterior debido a las inclemencias climáticas.

Ante la falta de piso, algunos productores optan por realizarla de manera aérea lo que implica aumento de costos.

Este escenario preocupa ya que es un momento (R4-R5) en que la soja requiere controles inmediatos para mantener su potencial.

Si logran mantenerse a raya los problemas de enfermedades como septoria, mancha ojo de rana y bacteriosis se prevén rendimientos promedios de 38 a 43 quintales por hectárea (qq/ha).

"Sorprende la recuperación de la oleaginosa de segunda en áreas donde las precipitaciones fueron relativamente moderadas.

Puntualmente, en el centro y sur de Santa Fe superó en porte a la de primera. La excepción es la zona circundante a Villegas (Buenos Aires) con escasos a nulos aportes de agua", dice el GEA. En toda la zona núcleo el cereal de segunda y tardío exhibe condiciones que alcanzan la excelencia.

Favorecido por las lluvias en su periodo de floración, auguran rindes al máximo de su potencial: 80 a 90 qq/ha.

Pero la cantidad de días nublados limita la fotosíntesis y esto puede ser un factor condicionante.

En maíz de primera, lejos de perder humedad, se observan granos germinados, típico síntoma de condiciones de altísima humedad.

Norte provincial.Para el maíz de primera y de segunda las condiciones climáticas de la semana no permitieron la continuación de la cosecha de maíz de primera.

Se sembraron 51.000 hectáreas y una parte de ellas, se destinó a autoconsumo.

Se estima obtener un rendimiento promedio de 85 qq/ha de producción.

En cuanto al maíz de segunda, se sembraron en la campaña 2013/2014, 45.500 hectáreas.

Los maizales de segunda, se encuentran con óptimo desarrollo y una amplia ventana de estados fenológicos.

La superficie sembrada de maíz total, en campaña 2013/2014, fue de 96.500 hectáreas (ver cuadro en el informe completo).

La evolución de las campañas ha sido la siguiente: 2010/2011, 121.600 hectáreas; 2011/2012, 101.702 hectáreas; 2012/2013, 95.000 y 2013/2013, 96.500 hectáreas.

Para la soja, el estado que presentan los cultivares en toda la región es de "muy bueno" a "bueno".

Se observa un buen desarrollo, estructura y altura de plantas y uniformidad en los lotes.

En varios sectores del área de estudio, nuevamente, se han reportado ataques de isocas de cierta importancia, con acciones de control limitadas por las condiciones de piso.

Además, se ha realizado aplicaciones de fungicidas preventivos debido a las condiciones climáticas.

Respecto al girasol no hubo avances en la cosecha que ya abarcó el 52 por ciento de la superficie sembrada.

Se implantaron 86.200 hectáreas y se estima un rendimiento promedio de 21 qq/ha. en el centro-norte de la provincia de Santa Fe.

En el arroz, con un par de días de retraso sobre la fecha estimada, comenzó la cosecha de arroz.

Los rendimientos obtenidos fluctúan entre los 5.000 a 7.000 kg/ha, con máximo de 8.000 kg/ha.

Se lleva trillado hasta el momento del último informe entre el 6 y 8 por ciento del área sembrada.

Comentarios