Ovación
Martes 07 de Junio de 2016

La selección no extrañó a la Pulga

El equipo respondió con una postura colectiva que sirvió para controlar a los chilenos.

Pasó la prueba de no extrañar a Messi. Esta victoria no redime en absoluto lo que fue la final perdida contra Chile en la Copa América pasada. Pero sí tiene la fuerza de una nueva oportunidad para demostrar que Argentina vino a Estados Unidos a buscar esa gloria que quedó extraviada hace más de dos décadas.

No fue una cosa de locos, pero al menos el equipo respondió con una postura colectiva que sirvió para controlarlo correctamente a este Chile, que ni por las tapas se mira en el espejo que tanto éxito le dio de la mano de Jorge Sampaoli.

Se destaca esa actitud, más que nada porque el equipo actuó en consecuencia y nunca dio señales elocuentes de estar desmoralizado porque Messi estaba sentado en el banco.

Se lo vio bastante comprometido con el rol de dominador y nunca dejó que Chile le copara la parada. Igual, si no fuera por los reflejos de Romero ante un remate de Alexis Sánchez en el primer tiempo y otras intervenciones, la foto del final hubiera sido otra.

Argentina pasó la prueba de jugar sin Messi, ganar y no extrañarlo, si se puede decir de alguna manera. No es poca cosa. Ni está nada mal para arrancar con el sueño que tanto desvela a los argentinos y al propio Leo, que es levantar esta Copa.

Comentarios