Edición Impresa
Jueves 05 de Marzo de 2009

La seguridad en Rosario

El tema de la seguridad en Rosario se está convirtiendo en uno de los grandes problemas de la ciudad. Y no discrimina sectores ni barrios, aunque hay sin duda zonas más peligrosas que otras. ¿Quién no ha sido víctima de un robo, arrebato o asalto? ¿O quién no tiene un pariente, amigo o vecino que haya sufrido un delito?...

El tema de la seguridad en Rosario se está convirtiendo en uno de los grandes problemas de la ciudad. Y no discrimina sectores ni barrios, aunque hay sin duda zonas más peligrosas que otras. ¿Quién no ha sido víctima de un robo, arrebato o asalto? ¿O quién no tiene un pariente, amigo o vecino que haya sufrido un delito?

La delincuencia es el asunto que más preocupa a la gente junto a la desocupación, la marginación social y los bajos ingresos; dos caras de una misma moneda.

Tal es la situación que en muchos barrios de la ciudad se vienen multiplicando en los últimos meses asambleas de vecinos para tratar el tema de la seguridad, a las cuales se convoca a los comisarios de cada seccional, quienes muestran la mayor de las voluntades para buscar soluciones, pero en concreto muy poco se modifica. La respuesta a esta problemática es responsabilidad de ellos, pero también depende de una política más global sobre el área.

“Ser duros con el crimen y duros con las causas del crimen no son meras palabras bonitas, sino una fórmula política apropiada, si se desarrolla como es debido”, propone el sociólogo Antony Giddens, uno de los grandes intelectuales del laborismo británico.

El gobierno, en este caso el santafesino, debe ofrecer respuestas adecuadas para hacer frente a la delincuencia. Y tienen que ser respuestas para aquí y ahora, no limitarse a pronosticar que la inseguridad se resolverá cuando la sociedad sea más igualitaria.

“¿Es libre una persona si tiene miedo de pasear por su barrio, el parque o salir de noche por temor a ser víctima de un delito?”, interroga Giddens. Justamente la pregunta que se hacen cada vez más rosarinos.

Comentarios