la_region
Sábado 11 de Febrero de 2017

La ruta 7 sigue cortada en La Picasa y crece el temor por el futuro

Continúan los operativos de desvío del tránsito por la rutas nacionales 8 y 33 y la provincial 14. Funcionarios de la cuenca piden un canal.

La ruta nacional 7 continuaba cortada ayer en un tramo de 54 kilómetros entre los kilómetros 369 y 423 por las lluvias y las condiciones climáticas adversas, especialmente en el sector que atraviesa la laguna La Picasa, donde se registraba baja visibilidad, lluvia, viento y oleaje, y donde la calzada se encuentra intransitable y resbaladiza.

En la zona se mantiene un operativo de tránsito alternativo con dos puestos de control y desvíos implementados por la Policía de Seguridad Vial de la provincia en el cruce de las rutas nacionales 7 y 33, en tanto que otro puesto está a cargo de la policía bonaerense en el cruce de las rutas 7 y 14.

Recorrido

Desde Buenos Aires, los que se dirigen hacia al oeste deben desviar en el kilómetro 360 por la ruta provincial 14 hasta la nacional 8; por esta hacia la nacional 33, hasta retomar la 7 en cercanías de la ciudad de Rufino. En sentido inverso, quienes se dirigen desde Cuyo a Buenos Aires, al llegar al kilómetro 423, en la rotonda de Rufino, tomarán la ruta 33, luego la 8 a la derecha hacia la provincial 14, hasta retomar la 7.

Aunque el vocero de la concesionaria vial Autovía Buenos Aires-Los Andes, Guillermo Massaro, consideró posible que ayer se montara un operativo que habilitara la circulación con tránsito asistido, esto no sucedió; el corte continuó y desde el Comité de Cuenca de la laguna La Picasa, su titular Juan Carlos Duhalde, lo ratificó aunque destacó su condición de "preventivo".

Carcomida

El corte fue establecido por la Dirección Nacional de Vialidad y la concesionaria vial Autovía Buenos Aires-Los Andes por el mucho viento y el oleaje imperante y Duhalde destacó alarmado que el agua "no la va cubrir la ruta sino que directamente la va a romper", porque a ambos costados de la ruta la profundidad es de cuatro metros y el agua carcome la tierra y afloja las piedras colocadas en la base del camino"

"Es fundamental que se haga algo. Elevar la ruta sobre la laguna y volver a hacerla transitable le costó al gobierno unos 50 millones de dólares".y hoy una obra así, con los costos actuales no se hace más.

El funcionario del Comité de Cuenca de La Picasa destacó el hecho de que luego de unas reuniones mantenidas el jueves "se ha logrado que la Nación nos envíe aproximadamente 2 mil camiones con piedra procedentes de canteras de San Luis y pero destacó que las soluciones más viables para este viejo problema son o poner en funcionamiento las estaciones de bombeo que faltan —que tienen una potencia de 270 caballos, algo que sale carísimo, ya que con esa potencia se alimenta de energía eléctrica a todo un pueblo—, o la construcción de un canal de seis kilómetros que confluya al canal Teodelina, el que a su vez aporta al río Salado en provincia de Buenos Aires". Duhalde desestimó que la realización de ese canal genere disputas con la provincias de Buenos Aires porque estamos dispuestos a que las compuertas de control del caudal estén en territorio bonaerense y sean ellos quien regulen los caudales".

Comentarios