Ovación
Sábado 27 de Agosto de 2016

La Rusa Podoroska dio el batacazo y se metió en el cuadro principal del US Open

La rosarina de 19 años jugará un Grand Slam de mayores 26 años después de que lo hiciera la última rosarina, Viviana González-Locicero.

Saque abierto. Devolución fallida de Donna Vekic, a la red. Punto, game, set y partido para Nadia Podoroska que revolea su raqueta. Se da vuelta, se tapa la cara con la remera. No sabe que hacer. Corre. Saluda a su rival. Saluda a la umpire. Pasa la red. Se tapa de nuevo la cara con la remera. Corre. De nuevo. Corre hacia una de las esquinas de la cancha 13 (nada de yeta) del complejo de Flushing Meadows y se funde en un abrazo interminable con su entrenador Carlos Rampello. Nadia Podoroska, la Rusa rosarina de 19 años acaba de dar el "batacazo" para ingresar a su primer Grand Slam de mayores, el Abierto de EEUU, en New York. Nada más y nada menos. 26 años después de que lo hiciera la última rosarina, Viviana González-Locicero. Dos años después de Paula Ormaechea, el antecedente argentino más inmediato en el cemento neoyorquino. La hasta ahora "máxima promesa del tenis femenino argentino" lo hizo. Dio el golpe. Y un salto enorme hacia uno de los cuatro torneos más importante del planeta tenis. De Fisherton a New York, Nadia Podoroska.

   Por muchas razones es resonante la clasificación de la Rusa rosarina al cuadro principal de EEUU. Hace rato que el tenis femenino argentino no goza de noticias como éstas. La sunchalense Paula Ormaechea jugó en 2014 por última vez en el complejo de Flushing Meadows. Aquel año fue el mejor de la carrera de la santafesina, que participó de los otros Majors de la temporada. Demasiado poco para una disciplina que tuvo a una abanderada como Gabriela Sabatini y gozó durante tantos años de camadas talentosísimas de caballeros.

   Por otro lado, a Nadia, de 19 años, la venían "llevando de a poco". Apenas dejó de ser junior encaró torneos de diferentes categorías, este año dando pasos tranquilos en la escalera de las jerarquías en una gira que se inició allá por febrero, posterior a la Fed Cup. Hace poco jugó sus primeros torneos WTA, dos 250: Bucarest y Florianópolis. Desde allí salto a su primer Grand Slam. Enorme. Derrotando a Vekic, cuarta preclasificada, en dos sets: 6/4 y 6/3. Podoroska cumplió con un camino de clasificación impecable. Siendo la 232º del mundo venció a rivales superiores: la francesa Ocean Dodin (127º), la serbia Jovana Jaksic (182º) y a Vekic (106º y ex 62º). De esta manera, Podoroska quedará muy cerca de convertirse en la mejor raqueta argentina, ya que ingresará al Top 200, donde ya está Catalina Pella, la única que la precede.

   A los 14 años, la Rusa Rosarina ingresó al ranking WTA, siendo la jugadora más joven en lograrlo después de Gaby Sabatini. Desde entonces no paró en su búsqueda, salvo cuando las lesiones le pusieron frenos obligados. Convencida desde chica de que quiere hacer cosas grandes en el tenis, ayer demostró una vez más que a esas palabras no se las lleva el viento. Que no son frases de ocasión. Que quiere hacer ruido y que ese ruido retumbe. Este año Nadia también se convirtió en la líder tenística del equipo argentino de la Fed Cup, ganando partidos vitales en la Zona Americana para ir en busca del ascenso. Los WTA 250 y este Grand Slam vienen a ratificar todo eso. Ya había participado en el US Open y en Roland Garros, como junior, aunque este tiene un sabor aún más intenso. En la primera ronda la espera la alemana Annika Beck, 42ª del mundo.

   "Debe sentir que está tocando el cielo con las manos", le dijo ayer a Ovación Viviana González-Locicero, la última rosarina en jugar Grand Slams de mayores, quien aclaró que no conoce a Nadia "pero la sigo por los diarios y por Germán Díaz, uno de sus formadores". Precisamente el último Grand Slam de Viviana fue en 1980 en New York, ciudad en la que cayó en segunda ronda ante la holandesa Betty Stôve. Locicero, que llegó a ser 40º del mundo y una de las argentinas más destacadas de la década del 70 se sorprendió ante el llamado de este diario y la consulta del dato: "¿entró Nadia?", "¿ya ganó los tres partidos?", "es un notición, es un batacazo".

   Sí, es un notición. Es un batacazo. Pero es real. El golpe más interesante del tenis femenino argentino de los últimos dos años. El más impactante para el tenis femenino rosarino en los últimos 26 años. Lo hizo la Rusa. La que nació en Fisherton. La Rusa rosarina. Bien de acá. Que ahora disfruta de un momento soñado en New York.

Comentarios