Economía
Viernes 24 de Junio de 2016

La ruptura del Movimiento Evita preanuncia un cisma mayor en el Frente para la Victoria

El PJ entró en una etapa de fragmentación. En los próximos días Gioja anunciará que también se va del bloque del Frente para la Victoria

Si nadie conduce desde "arriba", todos se sienten con derecho a conducir desde "abajo". Así las cosas en el movimiento político más grande de la Argentina, el peronismo, que entró en una etapa de fuerte fragmentación parlamentaria. En los próximos días serán cuatro los bloques, cuando en diciembre era sólo uno: el FpV. Ayer se conoció el alejamiento del Movimiento Evita, que abrió un bloque en Diputados con seis miembros llamado Peronismo para la Victoria (PpV).

Sin embargo, el cisma más significativo se está por producir, y será el próximo jueves, cuando se reúna el Consejo Nacional Justicialista en la sede central del partido, en la calle Matheu de la Capital Federal. Allí, aseguraron ayer sus voceros, el diputado José Luis Gioja, presidente el PJ, anunciará en el marco de una reunión del consejo del partido (miembros de la conducción, unos 40), la decisión de un amplio conglomerado de diputados y senadores nacionales de escindirse del FpV. Son los peronistas "equilibristas", ni K, ni anti K, con apego a los gobernadores peronistas y con vocación discursiva conservadora y aunque se hable de un peronismo "con todos".

Luego de un semestre tensionado, procesando la derrota electoral de noviembre pasado, el peronismo se sinceró. Ahora cada uno estará contenido en un espacio afín, mientras los nuevos liderazgos, aún ausentes, se van configurando.

Según cómo se hagan las cuentas, los números sobre quién se va y quién se queda arrojarían que el FpV y el nuevo bloque de peronistas "de los gobernadores" tendrían entre 30 y 45 diputados cada uno. En el Senado, el peronismo "de los gobernadores", amigable con el gobierno nacional, ya viene mostrando una configuración más definida; en todo caso, de producirse, la novedad sería el partimiento formal del bloque mayoritario en la Cámara alta. En la práctica, ya hubo votaciones clave donde los "cristinistas" votaron por un lado y el sector referenciado en el presidente del bloque, Miguel Angel Pichetto, por el otro.

Con todo, el peronismo que ingresó al Congreso con la boleta del FpV, tanto en 2015 como en años anteriores, ahora tendrá al menos cuatro representaciones: las tres mencionadas más el desgajamiento que inauguró Diego Bossio en pleno verano, a pocas semanas de asumir. En las fugas del que fuera el bloque mayoritario también deben incluirse desplazamiento hacia pequeños bloques provinciales o monobloques, que, tal vez, en algún caso, se integren al nuevo bloque de gran porte que surgiría en los próximos días.

Si bien ya había mar de fondo, la ruptura del Evita de ayer tomó por sorpresa a varios. El movimiento que conducen Emilio Pérsico y el Chino Navarro y donde milita la diputada santafesina Lucila De Ponti buscó producir un impacto justo el día en que la Cámara baja discutió una extraña habilitación para que la Justicia lleve adelante una allanamiento en la casa del diputado Julio De Vido. Un debate técnicamente abstracto: la Justicia no tiene librada ninguna orden de allanamiento sobre la casa del ex ministro, y tampoco los legisladores pueden "suspender" sus fueros. El fuero es indivisible de la condición de legislador. En todo caso, cabe la renuncia a la banca.

Sin embargo, el caso de los fueros de De Vido tuvo gran resonancia política: el oficialismo y sus aliados consiguieron poner en escena el caso José López, asociando a De Vido, como parte inevitable de la misma matriz de corrupción estatal.

"Cristina dijo que ella no quería tener fueros, en ese mismo sentido nosotros creemos hoy (ayer) que debíamos dar una muestra fuerte a la sociedad de rechazo a la corrupción", explicó Lucila De Ponti a este cronista en medio de un día agitado para la santafesina.

"No podemos dejar que la corrupción ensucie la única herramienta que tienen los trabajadores para conquistar derechos: la política", dijo el Evita ayer en su comunicado que anuncia la ruptura del bloque del FpV. Donde se dedican, además, párrafos principales a condenar la política social y económica del gobierno de Mauricio Macri.

"Reconocemos toda la trayectoria de Néstor y de Cristina, pero en los hechos CFK no está asumiendo la conducción de la nueva etapa, por lo tanto el movimiento nacional y popular debe discutir una nueva estrategia y construir nuevos liderazgos que hoy no tiene", completó la diputada De Ponti.

Comentarios