Corrupción
Domingo 02 de Octubre de 2016

La renuncia de Pedro Sánchez abre las puertas a un gobierno de Rajoy

El ya ex líder del PSOE debió dejar el cargo luego de que el comité partidario votara contra su propuesta de celebrar comicios primarios.

Cuatro días de rebelión interna y diez horas de psicodrama y caos terminaron ayer con el líder socialista español Pedro Sánchez, lo que podría desbloquear ahora el panorama político en el país tras nueve meses de parálisis. Insultos, desencuentros e incluso llantos presidieron una jornada negra para un PSOE vapuleado en las urnas en el último año y dividido frente al dilema de dejar gobernar o no en minoría a la derecha de Mariano Rajoy. "Mis padres me enseñaron que lo más importante es sostener mi palabra. Y lo he hecho con firmes convicciones. Desgraciadamente no han salido vencedoras y por tanto he anunciado al comité federal la dimisión de la comisión ejecutiva federal y también de mi persona como secretario general", dijo ayer en una breve comparecencia pública ante los medios, después de perder una votación decisiva ante el comité federal, el "Parlamento" del PSOE, que reunió ayer en Madrid a más de 250 integrantes. "Para mí es un orgullo ser militante del PSOE y la comisión gestora que surja contará con mi apoyo leal", añadió.

Sánchez fue derrotado en la votación, con 133 votos en contra y 109 a favor en el comité federal, uno de los órganos más importantes del partido que quedó segundo en las elecciones celebradas en España en diciembre y junio.

Tras su partida, la formación estará dirigida de forma interina por una gestora, la cual "contará con mi apoyo leal", prometió Sánchez, electo en 2014 por los militantes. Dicha gestora, al contrario que Sánchez, podría facilitar la investidura de un gobierno del Partido Popular de Rajoy después de nueve meses de interinidad. De esta forma, España evitaría ir a elecciones generales el próximo diciembre, por tercera vez en un año.

Una jornada caótica. Con esto, naufraga definitivamente la idea de Sánchez de buscar con sus 85 diputados (frente a los 137 del PP) un gobierno alternativo, que habría requerido el apoyo de los izquierdistas de Podemos y de los nacionalistas catalanes, dos potenciales aliados de los que recelan mucho en las filas socialistas y los que se oponían a Sánchez. Podemos pidió con insistencia a Sánchez que promoviera un gobierno alternativo de izquierdas, y ayer, su líder Pablo Iglesias no tardó en condenar el resultado. "Se imponen en el PSOE los partidarios de dar el gobierno al PP. Frente al gobierno de la corrupción, nosotros seguiremos con y por la gente", escribió en su cuenta de Twitter. La nueva gestora contará probablemente con 11 miembros y estará dirigida por el discreto presidente socialista de Asturias (norte), Javier Fernández, indicó un consejero de Sánchez. Los detractores de éste tendrán en ella "una cierta mayoría".

El comité federal de ayer decidió, por 133 votos en contra y 107 a favor, tumbar la propuesta de Sánchez de celebrar un congreso extraordinario en el que revalidar un liderazgo en la cuerda floja desde que el miércoles le estalló una rebelión interna. La votación puso fin a diez horas dramáticas, en las que los participantes no lograban ponerse de acuerdo sobre el orden del día, y en las que previamente hubo un primer intento de votación y un conato de moción de censura contra Sánchez, ambos abortados.

La misma crispación se vivió frente a la sede del partido, en la madrileña calle de Ferraz, donde desde el amanecer un centenar de simpatizantes de Sánchez hostigaron a sus detractores a gritos de "golpistas", "fascistas" y "traidores". "El partido está roto", lamentó José Antonio Pérez Tapias, integrante del comité federal, antes de conocerse el desenlace.

El hasta ahora líder, un economista madrileño de 44 años con buenas dotes de orador, estaba muy debilitado desde que el miércoles dimitió en bloque casi la mitad de la ejecutiva federal, la cúpula dirigente del partido, con el objetivo de derribarlo. Desde ese día, el sector disidente no reconocía su autoridad, y anunció que prefería confiar la dirección interina del partido a una gestora. El viernes, Sánchez había advertido que en este caso de prosperar esta opción presentaría su renuncia.

Una militancia indignada. Los críticos del hasta ahora líder le reprochaban que el partido cosechó los peores resultados de su historia en las elecciones generales de diciembre y junio, y en las regionales de Galicia y País Vasco el domingo pasado. Según ellos, ante una tesitura así es más conveniente resignarse a la oposición durante una legislatura, recuperarse de estos batacazos y luego intentar llegar al poder. Los simpatizantes de Sánchez no comparten esta estrategia, y consideran que la oposición al PP prima por encima de tacticismos. "Todo esto me parece una conspiración que nunca se ha visto en el partido", dijo Francisco Gómez Martín, un veterano militante que se encadenó 26 horas en la sede del PSOE en Mérida (Extremadura, oeste) tras conocer el miércoles el intento de derrocamiento de Sánchez.

Los partidarios de Sánchez estaban igualmente enfurecidos con Susana Díaz, la influyente presidenta socialista de Andalucía y una de las principales promotoras de este "golpe de mano".

Comentarios