La Región
Domingo 04 de Junio de 2017

Tras una ola de robos, instalarán alarmas comunitarias en Villa G. Gálvez

Los dueños de los locales vienen tomando medidas como prohibir el ingreso de personas con gorras, o atender a puertas cerradas

Los constantes hechos delictivos y la creciente preocupación de los comerciantes llevaron a la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez a coordinar con los comerciantes de avenida Filippini la implementación del sistema de alarmas comunitarias sobre esa arteria, en el marco de un trabajo conjunto entre las autoridades y la comisión de Apoyo a la Seguridad (CAS) y los ciudadanos.

Así lo informó el intendente de esa ciudad, Alberto Ricci, luego de reuniones que mantuvo con comerciantes de esa avenida para dialogar y abordar conjuntamente los hechos de inseguridad sobre el corredor comercial.

El funcionario escuchó las inquietudes de los vecinos y vecinas y junto al subsecretario de Control y Convivencia Ciudadana, Raúl Domínguez, les detallaron las gestiones y acciones que se vienen realizando desde el municipio para mejorar una problemática de índole nacional.

"Les enumeramos a los vecinos todas las acciones que venimos realizando desde el municipio que tienen que ver con reuniones periódicas con el Ministerio de Seguridad y con todas las Fuerzas de Seguridad que actúan en la localidad", indicó Ricci y agregó que "les reitero el compromiso asumido para abordar la situación".

"Desde que asumimos la gestión estamos trabajando por mayor seguridad y hemos logrado varias cosas: que el personal de Tránsito vuelva a salir a las calles para realizar operativos de prevención; se compraron más cámaras de seguridad; se consiguieron más móviles tanto para el Comando como para las comisarías; y Gendarmería Nacional tiene cinco móviles patrullando en la ciudad".

Reunión con autoridades

Domínguez detalló que "el día jueves los comerciantes de la zona tuvieron una reunión con el intendente donde plantearon sus inquietudes y Alberto Ricci les explicó las gestiones y acciones que se están llevando adelante desde el municipio en materia de seguridad".

El funcionario subrayó que se colocaron cámaras de seguridad en algunos puntos de calle Filippini y que ya están siendo monitoreadas desde el Centro de Monitoreo Local.

Domínguez remarcó además la participación de los vecinos en la reunión de la Comisión de Apoyo a la Seguridad (CAS) donde también acordaron continuar el trabajo en conjunto para mejorar la seguridad en la localidad. "Es importante que a la par de las acciones del Estado, los vecinos también participen y se involucren", remató.

Ahora, se propone la instalación de alarmas comunitarias, dispositivos con los que cada comerciante puede llamar la atención del resto, y de las fuerzas de seguridad, ante la concreción de un delito o una situación sospechosa que lo ponga en peligro.

Medidas "caseras"

La medida se da luego de una semana en la que los comerciantes asombraron con distintas medidas de seguridad "caseras", tal como la colocación de un cartel que rezaba "prohibido el ingreso de hombres con gorras al local", o directamente "prohibido el ingreso de hombres". También se vieron negocios que atendían con las puertas cerradas, detrás de rejas, mientras los comerciantes mantenían reuniones para ver de qué forma podían exigir mayor seguridad ante la ola de robos.

Los comerciantes se quejan porque, dicen, trabajan "encerrados y con miedo", y por eso recurren a medidas preventivas, como mantener cerrados los locales y atender sólo después de otear quién tocó el timbre, y hasta sacar los picaportes para que no puedan ingresar desde afuera. Mientras tanto, las cámaras de seguridad dentro de los locales, donde las hay, tienen una eficacia relativa, ya que muchas veces los ladrones entran "jugados" con total impunidad, como en un local donde la cámara registró claramente cómo, a cara descubierta, un muchacho robaba y atacaba a golpes a la empleada.

"Es importante que a la par de las acciones del Estado, los vecinos también participen y se involucren"

Comentarios