La Región
Martes 09 de Mayo de 2017

Los chicos de El Espinillo no tienen escuela secundaria

Son 23 alumnos quienes asisten a la primaria Marcos Sastre de la isla. Educación asegura que "desde el año que viene" tendrán el nivel obligatorio.

Veintitrés chicos de la escuela primaria de la isla El Espinillo (frente a Rosario) no tienen garantizado el secundario. "No van a ningún lado", admite a secas el director de esta primaria, Rubén Ferreyra, sobre una realidad tristemente naturalizada. Ante la consulta de LaCapital, la directora de la Regional VI de Educación, Daiana Gallo Ambrosis, reconoce que este nivel obligatorio hoy no está en funcionamiento pero que sí figura en los planes ponerlo en marcha el próximo ciclo. "Desde el año que viene dispondrán del secundario con profesores itinerantes", promete sobre un régimen de enseñanza que habilita a los docentes de las distintas materias a rotar en sus clases.

A la Escuela Primaria Nº 1.139 Marcos Sastre de El Espinillo concurren 23 nenes y nenas, desde el nivel inicial hasta el 7º grado. Funciona como un multigrado, con la misma dinámica que las escuelas rurales, donde el director es también maestro de los distintos grados. Además, de una maestra asignada al jardín de infantes. No hay un plan oficial para que los chicos que terminan la primaria continúen la educación obligatoria; la única opción es arreglárselas como puedan, con lo que cada familia alcance a resolver. "Pero no van", dice el director y asegura que ha pedido al Ministerio de Educación una respuesta, que siempre es postergada. El año pasado egresaron dos chicos del 7º grado y no siguieron estudiando.

La directora regional argumenta que al asumir el actual director (en 2012) sólo había matrícula en el nivel inicial y en el primer ciclo de la primaria (1º a 3º grados) y que en los años que se sucedieron los alumnos y alumnas no siguieron estudiando por diversas razones. Ante la pregunta sobre si la educación obligatoria es "a demanda de los estudiantes" o un deber del Estado garantizarla, la funcionaria acepta que es obligación de la provincia de hacerse cargo del nivel.

"El director ya venía conversando el tema con la supervisora María Inés Martínez, donde se estaba evaluando si era mejor para los chicos cruzar a Rosario o contar con profesores itinerantes", menciona la directora Regional sobre los pasos dados. Y enseguida anuncia que ya es una decisión tomada que desde el año próximo los chicos de El Espinillo tengan garantizado el secundario, con la designación de profesores itinerantes.

El pedido por la educación secundaria para estos chicos no es nuevo ni desconocido para el Ministerio de Educación de Santa Fe. Ya lo había planteado en varias oportunidades la anterior directora, Liliana Scavuzzo, quien enseñó por 36 años en la Marcos Sastre, hasta que se jubiló en diciembre de 2011. "La mayoría de los chicos de la isla no sigue el secundario aunque sea obligatorio", advertía en una nota publicada por este medio (30/12/11), además de lamentarse por la pérdida de la experiencia de itinerancia, que ahora se anuncia retomar.

Advertencia de largo tiempo

A través de lo que se conoció como el Proyecto 7 de enseñanza para escuelas rurales, los 8º y 9º años de la EGB (1º y 2º años del secundario) que eran obligatorios se garantizaban con profesores itinerantes. Así, por ejemplo, un día concurría la profesora de lengua, otro la de matemática o el de ciencias, quienes dejaban tareas para la semana. Los chicos eran asistidos por un tutor, una figura que recaía sobre el propio director de la primaria o docente a cargo del último ciclo.

En 2006 se aprueba la ley de educación nacional (26.206) y la secundaria se hace obligatoria hasta el último año. Con los cambios que vinieron en la provincia para cumplir con esa norma, en 2008 las escuelas rurales (entre ellas las de contextos como el de la isla) pasaron a formar parte de distintos nucleamientos urbanos. La itinerancia dejó de funcionar. Tres años más tarde de aplicada esa nueva modalidad en Santa Fe, la directora Scavuzzo remarcaba que "aunque el secundario sea obligatorio no lo terminan". Los chicos deben moverse a un medio urbano (en este caso Rosario) que no siempre reconoce las diferencias culturales y entornos de vida de los isleños.

La Escuela Nº 1.139 Marcos Sastre fue fundada en 1938 por Miguel Romano Ahumada con apoyo de la Federación de Cooperadores y el aporte de privados. La intención era asegurarles el derecho a la educación a los hijos de los isleños, una población caracterizada por la pobreza. Se oficializó como institución educativa en 1947. Está ubicada en territorio entrerriano, ubicada a la altura de Puerto Norte, pero siempre perteneció a Santa Fe.

Comentarios