La Región
Martes 13 de Junio de 2017

La crisis del Pami Firmat pone en riesgo la atención de 9 mil afiliados

Son pasivos locales y de la zona que, según el grado de complejidad, deben trasladarse a Venado Tuerto para recibir atención

La problemática parecía encaminarse hacia una solución, pero lejos de ser así se agravó. En medio de acusaciones cruzadas entre Pami y el Sanatorio Firmat SA, ayer jubilados firmatenses y de la zona volvieron a movilizarse para exigir definiciones que garanticen la atención de sus prestaciones médicas..

Es que tras la situación de emergencia suscitada a partir del 1º de junio, cuando el referido sanatorio dejó de prestar servicio al no aceptar el nuevo contrato y quedar fuera del sistema, sobrevinieron marchas y contramarchas que terminaron por potenciar la incertidumbre y preocupación de miles de afiliados que aún esperan una respuesta.

Ello quedó visibilizado en la marcha que, con un fuerte acompañamiento de autoridades y referentes políticos, partió desde el Centro Regional de Jubilados y Pensionados de Firmat y culminó frente a las puertas de la sede local de Pami donde fue entregado un petitorio en demanda de soluciones.

Antes de la manifestación, los abuelos escucharon, en las instalaciones de la institución convocante a dos referentes de Pami llegados desde Rosario que intentaron, en un clima de malestar, explicar lo realizado por el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP) con el fin de intentar destrabar el conflicto.

En ese marco mostraron a los jubilados una fotocopia de la carta documento que Pami asegura haber enviado al Sanatorio Firmat a fines de la semana pasada aceptándole la propuesta que, luego de rescindida la relación contractual, le hizo el nosocomio privado para restablecer algunas de las prestaciones.

La afirmación de la médica auditora, Irina Morel, en compañía del otro representante de UGL 9 Pami Rosario, de la que depende Firmat, Gustavo Volpe, apuntó a desmentir el planteo de la institución sanatorial que, por el contrario, ayer lo ratificó por medio de un comunicado donde sostiene que "no recibió respuesta en relación a la propuesta prestacional realizada el 2 de junio, lo que configura un esfuerzo en lo económico e institucional motivado en el anhelo de colaborar con la comunidad de jubilados y con Pami".

Pero lo novedoso y preocupante de lo vertido en el escrito no es eso sino la sorpresiva decisión del sanatorio de "finalizar toda tratativa en relación a la pretendida revinculación con el Pami, dando por finalizada cualquier instancia de negociación".

La empresa, entre otras consideraciones, inscribió lo resuelto en "la falta de respuesta" y el "destrato" del que dijo ser objeto por parte de Pami luego de su desvinculación contractual y que además derivó en "incertidumbre, falta de información o información contradictoria, y el derrotero mediático al que fuimos impulsados, fruto del modus operandi del INSSJP, que dista de lo que por costumbre debería ser", apuntó.

La dispuesto ya fue remitido a Pami por medio de carta documento, informó Sanatorio Fimat para luego indicar que "el proceder del instituto nos aleja de todo análisis y factibilidad de acuerdo por su exclusiva culpa". Y en esa línea finalmente lamentó que Pami aún no haya resuelto "la problemática con sus afiliados". La medida tira por la borda la posibilidad de que surja un acuerdo entre las partes como esperaban los 9.000 afiliados que tiene Pami en Firmat y la zona.

Si bien lo planteado por el Sanatorio Firmat se limitaba a ofrecer el primer nivel de salud, también la obra social había alentado la chance de sumar el servicio de guardia y Unidad de Terapia Intensiva, pero a luz de los acontecimientos ya no habría más lugar para negociar.

Ilusión

Los abuelos se habían ilusionado con la posibilidad de un "acuerdo" que además incluya internación para no tener que viajar o ser trasladados hacia los sanatorios venadenses que ahora cubren tal prestación.

"Mientras el Sanatorio y Pami se pelean, en el medio estamos nosotros", dijo, entre otros planteos, la presidenta del Centro de Jubilados de Firmat, Rosa López, tras entregar el petitorio a la jefe del Pami firmatense, Nancy Fenochi, quien se comprometió a elevarlo a sus superiores. La dirigente resaltó que "los jubilados no estamos en condiciones de viajar a Venado Tuerto", por lo que apeló a que Pami resuelva la situación para que "nos atiendan en Firmat".

La columna de manifestantes hizo un alto frente la sede local de Anses, donde sus trabajadores se solidarizaron con el reclamo y al llegar a las instalaciones de Pami un grupo de taxistas acompañó con bocinas. A la movida también se sumó una delegación de Amsafe General López que elaboró un petitorio para exigir a Pami que asegure las prestaciones médicas y de internación en Firmat.

"Trabajamos para intermediar en el conflicto", dijo ayer a LaCapital el intendente Leonel Maximino, quien participó de la movilización e instó a "estar unidos" para lograr el objetivo buscado que "ya se convirtió en una cuestión de Estado a nivel local y regional".

El mandatario calificó como de "apresurada" la decisión de Pami en rescindir el contrato al sanatorio firmatense "sin medir las consecuencias" al tiempo que consideró que el ahora ex prestador local "más allá de su condición de (institución) privada tendría que haber evaluado el planteo actual (del instituto) para evitar el impacto contra las abuelos".

Ante la crítica problemática, la senadora nacional, María de los Angeles Sacnún, presentó un pedido de informe dirigido a Pami y el Ministerio de Salud de la Nación y en ese contexto reclamó que "se restablezca en forma inmediata las prestaciones y regularice la situación". Consideró lo sucedido como "un proceso de recorte de derechos" y dijo que el Estado "debe aportar soluciones y no generar problemas".

Comentarios