La Región
Martes 31 de Enero de 2017

La autopsia determinó que Lourdes Quevedo murió por una mezcla de alcohol y ansiolíticos

Se determinaron las sustancias aunque no las cantidades que consumió la menor. Tomaron declaración a más de 20 participantes de la "previa"

El informe de la autopsia realizada a Lourdes Quevedo, la adolescente venadense que murió el sábado tras una ingesta de alcohol y pastillas, determinó que las causas del fallecimiento están vinculadas al consumo desmedido de distintas bebidas mezcladas con pastillas con clonazepam; una droga utilizada en medicamentos tales como el Rivotril o Valium entre otros. Se tomó declaración a más de 20 chicos que participaron de la previa, aunque no se realizaron detenciones.

El médico forense que realizó la autopsia, Gustavo Mancini, dijo que "tenemos chequeada la presencia de ciertas drogas en orina. Sabemos la cuestión cualitativa. Falta chequear la cuantitativa, que se realizará en la morgue judicial de Santa Fe". Esa parte permitirá determinar la cantidad de droga encontrada en el cuerpo que le ocasionó la muerte de la joven.

No obstante, agregó que "la muerte se produjo por un paro cardiorrespiratorio producto de un cuadro de depresión, porque los psicofármacos alteran el sistema nervioso y se potencian con la ingesta de alcohol".

Al mismo tiempo, detalló que "por el cuadro clínico, no parece hacer consumido drogas de diseño. Aunque estas son más difícil de identificar". Lourdes ingresó el sábado pasado a las 3.30 de la madrugada y al poco tiempo sufrió dos paros cardiorrespiratorios. El último y letal se produjo alrededor de las 20.30 de ese día.

Lourdes cursaba sus estudios en el Colegio Normal de Venado Tuerto, en calle Estrugamou entre Colón y López . Era una adolescente muy querida por sus compañeros de curso y, según destacan sus amistades, sin antecedentes de participaciones en este tipo de "previas", en las que abunda el alcohol mezclado con pastillas y se organiza antes de la salida a un local bailable.

Lo cierto es que esa fatídica noche Lourdes participó de lo que comúnmente se conoce como la "previa" al boliche en una casa particular junto a un grupo de amigos. La hipótesis más fuerte, aunque no confirmada, señala que uno de los chicos le habría puesto algo en su bebida que le originó una descompensación de la que no se pudo recuperar.

El hecho ocurrió en un domicilio particular ubicado en el barrio Mateo Fernández, más conocido como el barrio de la Carne.

Sospechas

Una versión extraoficial, entre muchas que se manejaron desde que ocurrió la muerte de la joven, indica que uno de los jóvenes habría colocado en el vaso de Lourdes unas pastillas de clonazepan.

Al menos eso se desprende de la investigación en curso que lleva adelante la Justicia. El Facebook de la menor fallecida está plagado de comentarios en los cuales se deslizan sospechas sobre personas que "le hicieron" eso a Lourdes, lo que obviamente sin quererlo, le provocó la muerte.

Rápidamente y por una red social, dos jóvenes dijeron haber colocado tres pastillas con clonazepan en la jarra pero que de ningún modo eso le ocasionó la muerte a Lourdes. Ese comentario duró apenas unas horas y luego fue borrado.

Amigas

Luz, una de las amigas de Lourdes, dijo emocionada que "así de la nada te arrebataron la vida hermosa. Justo vos que siempre estabas con una sonrisa bella, por qué antes de arruinarte la vida a vos no se la arruinaron ellos", en alusión a los presuntos responsables de la muerte de la joven.

Lo cierto es que concretamente no hay indicios o pruebas que certifiquen que alguien de las más de 20 personas que participaron de esa previa haya sido el responsable de la muerte de Lourdes. Tampoco que haya habido intención de generar esa situación para provocarle la muerte.

Sin embargo las expresiones vertidas en Facebook por los allegados a la adolescente fallecida sostienen que algo le hicieron a Lourdes al ponerle algo en la copa.

Según se pudo reconstruir hasta el momento, en el ámbito de la reunión todo transcurría normalmente ese sábado hasta que, aproximadamente a las 3.30 de la madrugada, un familiar retiró a Lourdes de la casa de barrio Mateo Fernández y la llevó a su domicilio, donde sufrió una descompensación.

Posteriormente fue llevada al hospital provincial Alejandro Gutiérrez y durante toda su internación tuvo tres paros cardiorrespiratorios de los que no se pudo recuperar. Finalmente la chica murió a las 20.30 horas del sábado.


Comentarios