La Región
Lunes 11 de Septiembre de 2017

Inauguraron planta procesadora de alimentos saludables

La iniciativa comunal, hecha con fondos propios y nacionales, apunta a la generación de empleo, la seguridad alimentaria y la economía familiar.

Con la vista puesta en la generación de empleo, la seguridad alimentaria y la economía familiar, la comuna de Bigand puso en funcionamiento un establecimiento destinado al desarrollo de actividades productivas que construyó con fondos nacionales y propios en el predio de la Asociación Bigandense de Mujeres en Acción Comunitaria (Abmar), ubicado en el radio urbano de esta localidad del departamento Caseros.

Se trata de una sala de producción, procesamiento y fraccionado de alimentos destinada a la elaboración de pastas y pizzas caseras, panificación en general, fabricación de dulces y embasado de ensaladas y productos no perecederos.

El emprendimiento incluye una huerta agroecológica que también será utilizada con fines educativos y un espacio para la venta al público de los distintos productos elaborados allí.

Asimismo la iniciativa posibilitará a los huerteros locales inscriptos en la Secretaría de Asuntos Agropecuarios a fraccionar productos propios productos su comercialización.

"Es un proyecto de gran impacto porque abre un camino dirigido a la producción local con fines sociales, generando mano de obra y atendiendo necesidades del pueblo con alimentos saludables producidos en nuestra tierra", dijo el jefe comunal Alejandro Ruggeri a LaCapital tras inaugurar el flamante espacio productivo, ubicado en 25 de Mayo 751, en el marco del Día del Agricultor, lo que resaltó aún más el acontecimiento.

El mandatario local justificó el esfuerzo realizado por la Comuna para la concreción del proyecto al sostener que "los Estados locales tenemos la responsabilidad de apostar a este tipo de emprendimientos que velan por la seguridad alimentaria garantizando a la población productos de alta calidad y sin agroquímicos".

Y en esa misma línea instó a los huerteros a sumarse a la propuesta para fortalecer la oferta de cara a la comunidad al tiempo que alentó la posibilidad futura de crear una feria además de abastecer a verdulerías locales y de la zona.

Sumando las instalaciones edilicias, equipamiento en maquinarias y asesoramiento profesional, entre otros costos, el proyecto demandó una inversión superior al millón de pesos.

Ruggeri admitió que "esta sala de producción de alimentos que utilizará la asociación local de mujeres Abmac y todos los huerteros de Bigand fue un gran desafía para la comuna, pero valió la pena y genera las condiciones para seguir avanzando".

En ese marco consideró que "es increíble que en una zona tan rica en materia de recursos naturales cueste conseguir alimentos saludables, por la que resulta indispensable que proyectos como este, de cual somos pionero, se multipliquen en todos los pueblos incentivando la agricultura familiar y la producción en origen".

Comentarios