La Región
Domingo 31 de Enero de 2010

Fuerte inversión de una empresa de Cañada para ganar mercados

La firma cárnica Mattievich compró un equipo de avanzada de 4 millones de pesos. La maquinaria permitirá a la empresa calificar como proveedora de multinacionales.

Carcarañá.— La firma cárnica Mattievich busca ganar nuevos mercados en el exterior para comercializar harina de carne, uno de los principales subproductos ganaderos que comercializa. Para ello, invirtió la suma de 4 millones de pesos en un equipo esterilizador para la planta local, el cual permitirá encuadrar la producción en los estándares sanitarios que exige la Unión Europea y países más desarrollados como Estados Unidos y Chile, entre otros.

La instalación de esa maquinaria, única en Argentina, es una exigencia de los mercados internacionales para eliminar la posibilidad de transmisión del agente causante del mal de la vaca loca (BSE), y se encuadra dentro de la normativa para vender en determinadas regiones, pese a que Argentina es uno de los países considerados libres esa enfermedad. Así, este avance "nos permitirá calificar como proveedor de multinacionales", explicó el titular de la empresa, José Mattievich.

La línea de producción está integrada además por un equipo enfriador paraa acondicionar la producción antes del ingreso final hacia la molienda y el embolsado de sus diferentes formas. “También se hicieron mejoras para aumentar la capacidad de producción con la instalación de digestores de cocción continua y prensas del producto”, confió el empresario mientras mostraba la alta tecnología computarizada de las la maquinaria.

Asimismo, se ampliaron áreas de envasado y depósito de productos. “Esto forma parte del plan director de la planta de rendering que concibe las distintas actuaciones a medida que se realizan las ampliaciones de un esquema que comienza con el ingreso de la materia prima, lavado y desinfección hasta llegar al producto final”, acotó.

Sin precedentes. El modelo del negocio de Mattievich es prácticamente único en el país. No compra animales ni comercializa cortes. Encara un servicio de faena para terceros y procesa los subproductos de la res convirtiéndolos en menudencias, sebo, harina de carne y cueros.

La producción anual de sebo y harina de cuero ronda las 80 mil toneladas por año. De esa producción, se exportan a Vietnam y Egipto unos seis contenedores por semana, o sea, entre 100 y 130 mil kilos. “Ahora con el esterilizador apuntamos a la Unión Europea y Chile”, dijo Mattievich.

Cuero. Pero ésta no fue la única inversión desarrollada en 2009: la empresa decidió avanzar un paso hacia la comercialización de otro subproducto, el cuero. Con una inversión de 8 millones de pesos se terminó de construir una planta de acondicionamiento y clasificación de las pieles.

“Actualmente hay unos 250 mil cueros en stock, pero llegamos a tener 400.000. Lo hicimos como es debido, con desagües de acero inoxidable. “Algunos creían que íbamos a tratar los cueros con cromo, no es así, solamente usamos salmuera. No se trata de una curtiembre, en absoluto. Es una simple barranca con piletones”, aclaró Mattievich.

Comentarios