La Región
Jueves 19 de Enero de 2017

El ministro de Defensa recorrió las zonas de Villa Constitución y Arroyo Seco

Miembros del gabinete provincial lo interiorizaron de la situación. Solicitan la colaboración del Ejército para restablecer puentes y los operativos de asistencia

La situación se había normalizado ayer en las localidades de la zona aledaña a Rosario afectadas por las inundaciones y casi la totalidad de los evacuados y autoevacuados retornaron a sus hogares para emprender la dura tarea de reacondicionar las viviendas que en algunos casos tuvieron un metro y medio de agua. En tanto, el ministro de Defensa de la Nación, junto a integrantes del gabinete provincial, recorrieron Empalme Villa Constitución, Villa Constitución y Arroyo Seco, donde se interiorizó al funcionario nacional de la grave situación y la evaluación de obras, tanto a mediano plazo como otras de acción urgente.

El titular de Defensa, Julio Martínez, realizó una recorrida por las zonas más afectadas por la inundación, visitando San Nicolás y La Emilia, en el norte bonaerense, para luego llegar a territorio santafesino. El funcionario arribó al mediodía de ayer a la Municipalidad de Villa Constitución para evaluar la situación tras el temporal y analizar las obras de infraestructuras necesarias en esa ciudad y otras localidades de la región.

Martínez estuvo acompañado, entre otros, por los ministros provinciales de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y de Gobierno, Pablo Farías; el senador provincial Germán Giacomino y el subsecretario de Protección Civil, Antonio Moyano, los que fueron recibidos por el intendente local Jorge Berti. En conferencia de prensa, no aportaron datos concretos sobre los pasos a seguir y manifestaron que la recorrida tenía como fin hacer una evaluación.

Posteriormente, fueron a Empalme Villa Constitución donde vieron el estado de la ruta 21 —entre Empalme y Villa— donde con maquinaria pesada se rompió la ruta para abrir un canal de drenaje, y desde ayer estaban tratando de colocar caños de modo provisorio para recuperar la transitabilidad. También se pidió al ministro la colaboración del Ejército para restablecer la circulación vial sobre el canal Constitución, ya que fue arrasado por el agua el puente del camino de acceso que une Empalme con la ruta 177 (conocido como Chapuy), por lo que se esperaba que se proveyera un puente provisorio de uso militar.

Este puente sufrió la noche del domingo el impacto del agua que bajaba por el canal Constitución, y el de árboles arrancados y arrastrados por el caudal que dañaron su estructura. En un primer momento se creyó que sólo se habían arrancado las barandas pero luego se comprobó que la erosión lo había dejado en una condición intransitable.

El periodista villense Ariel Gómez, indicó a LaCapital que "a Empalme sólo se puede entrar por Fighiera, o caminando por la vía del ferrocarril", y añadió que ayer "el servicio de transporte de pasajeros interurbano empezó a funcionar desde el acceso pero la gente tiene que ir caminando para pasar el canal, pero el domingo el pueblo estaba aislado".

Respecto de la visita ministerial, Gómez, quien es vecino de Empalme, planteó que "vinieron a ver qué hace falta, pero no trajeron nada en concreto, fue como para descomprimir un poco la situación, y quedó el compromiso de las obras que faltan". Sobre la situación vivida el domingo, ejemplificó que "tuvimos que salir con pico y pala a abrir la vía, lo mismo que hicieron en tantos otros lugares, por eso el tren está interrumpido", y añadió que si bien "el agua bajó bastante rápido, pero el problema es que aquí se teme otro episodio similar este fin de semana".

Desde la comuna de Empalme, indicaron que "se evaluó la factibilidad para que el Ejército instale un puente provisorio en el acceso Romanello para restablecer la transitabilidad hasta tanto se haga la obra general sobre el canal Constitución que el gobierno provincial llamará a licitación en febrero, que comprende el nuevo puente sobre Ruta 21 y el nuevo puente del acceso".

En la vecina Arroyo Seco, en tanto, ayer quedaban menos de 40 evacuados en el Complejo Los Tiburones, de los más de 200 que allí se refugiaron. Por otra parte, vecinos de barrios del sector norte de la ciudad, principalmente del barrio Virgen de Luján, habían montado un piquete sobre la ruta 21 que impedía el acceso al puerto de Arroyo, que permaneció toda la noche y recién se levantó ayer después del mediodía. Ese sector fue uno de los más golpeados por lo que los vecinos reclamaban terrenos para reubicar sus viviendas.

   Tras un encuentro que mantuvieron autoridades municipales y delegados de los barrios San Francisco y Virgen de Luján, se firmó un acta acuerdo y se levantó el corte que había arrancado el martes por la tarde sobre ruta 21 y calle Pavón, en el acceso al puerto local. Los manifestantes reclamaban al Estado la designación de terrenos para poder levantar sus viviendas en lugares no inundables.

   El secretario de Legal y Técnico de Arroyo, Gabriel Olivé, informó que el acta firmada establece el compromiso del gobierno local en gestionar ante Nación la llegada de "30 soluciones habitacionales" que serían contenedores reciclados destinados a las familias que viven más cerca del Arroyo Seco y que son las que sufren condiciones infrahumanas al estar instaladas allí. Ante esta posibilidad, el gobierno a través de Acción Social será el encargado de realizar un relevamiento de las posibles familias que puedan recibir este beneficio. Mientras tanto el Estado tendrá que buscar un espacio físico para su ubicación, según consignó el portal Arroyo Diario.

  Por su parte, el secretario de Desarrollo Territorial de Santa Fe, Jorge Elder, indicó que "estamos en contacto con las familias que cortaban desde ayer la ruta provincial 21" para reclamar ayuda y destacó que "hay que entender que hay mucha gente que ha sufrido mucho" porque las inundaciones hicieron que perdieran todas sus pertenencias, advirtió.

   En tanto, el secretario de Protección Civil de la provincia, Marcos Escajadillo, señaló que "gracias a las buenas condiciones meteorológicas desde hace dos días, posibilitó el escurrimiento de aguas, más las tareas de desagote con equipamiento pesado", por lo que "la situación, incluso en muchos lugares críticos, estaba tendiendo a normalizarse, con los evacuados y autoevacuados retornando a sus casas".

   El funcionario señaló que "ahora estamos en la etapa del suministro de elementos de limpieza para la gente que tuvo agua adentro por lo sanitario, a la vez que hay un control estricto de enfermedades que derivan de esta situación como dengue y leptospirosis".


Comentarios