La Región
Martes 11 de Julio de 2017

Compás de espera y movilización por la causa de la joven quemada en Pérez

Familiares y amigos de la joven madre, que permanece internada, viajaron a Rosario para reclamar justicia

"Recién el juicio está en los prolegómenos y sólo hubo una audiencia imputativa donde, por no haber elementos de prueba que acrediten la realidad de los hechos, no se ha determinado la mecánica del mismo. Por eso el juez dictaminó una prisión preventiva morigerada", explicó ayer a LaCapital Eduardo Sosa, abogado de Nicolás R., acusado de haber rociado con alcohol y prendido fuego a su compañera Maite en la vivienda que comparten en la zona céntrica de la vecina ciudad de Pérez, el pasado 26 de junio.

El violento episodio obligó a la internación de Maite, madre de un nene de dos años, en un sanatorio rosarino y en cuya esquina, Oroño y Córdoba, tuvo lugar ayer una movilización de vecinos y familiares de la mujer, quienes se llegaron a Rosario desde Pérez a pedir justicia.

Sosa consideró que "hay dos versiones muy antagónicas y no se pudo en sí reconstruir cómo se produjo el hecho. Las versiones señalan que se trata de una pareja con ciertas crisis de pareja, de chicos jóvenes que no se han llevado bien, pero no está claro si la chica se prendió fuego y se autoagredió o si el chico le enciende un fósforo cuando ella estaba impregnada en alcohol", dijo el letrado, quien remarcó que "hay que ver si es un hecho doloso o una autoflagelación, pero por haber ocurrido en la intimidad, sin testigos, no sabemos cuál fue la mecánica".

Posteriormente Sosa destacó a este diario que, tras la audiencia imputativa, "el tribunal dispuso una prisión morigerada del imputado, porque se trata de un hecho confuso que se produjo el 26 o 27 de junio, sin testigos presenciales". También consideró que "las heridas que sufrió la chica fueron de carácter leve y no hay ninguna que ponga en riesgo su vida.

También difundió el defensor que "las quemaduras afectaron a la víctima en un 13 por ciento. Según los datos que proporciona mi defendido, la que se impregna con alcohol es ella y él es quien la socorre. No había nadie en la casa salvo el hijo de ellos, de dos años y medio. Creo que hay un elemento que puede en el futuro esclarecer los hechos y arrojar un poco de luz. Son los distintos mensajes telefónicos, porque había algunos momentos —no se si llamarlos de desequilibrio—, pero eran actitudes medio intempestivas y violentas que se reflejan a través de esos mensajes de parte de la mujer, con lo que sería conveniente que se sometiera a terapia, porque hay de esas actitudes y de euforia de parte de la chica, que a veces la desestabilizan".

Para el abogado, no hay elementos que acrediten lo ocurrido "por eso el juez interviniente señaló que los elementos para imputar acciones de tipo doloso o incendio para provocar el hecho son muy endebles. O se roció sola y se prendió fuego o alguien la roció, pero no hay elementos que lo acrediten. Uno dice una cosa y otro dice otra".

Sosa también avaló la prisión preventiva morigerada indicada por el juez señalando que "no hay posibilidad de que este muchacho se sustraiga al proceso. El tiene una actividad laboral con estudios terciarios que desempeña correctamente. Tampoco es alguien díscolo o que acredite antecedentes penales que lo lleven a ser agresivo, sino todo lo contrario".

El abogado atribuyó luego la movilización realizada ayer al mediodía en Oroño y Córdoba en Rosario, a que "la población que participó no tomó conciencia de que acá hay dudas sobre cómo fueron los hechos. No hubo testigos presenciales ni elementos que acrediten que hubo un autor doloso de unas lesiones que mi defendido manifiesta que no provocó. Al contrario, él dice que es quien, cuando ella se autoagrede, le saca la remera y la pone debajo de la ducha y trata de mitigar las quemaduras que se había provocado. Ahí esta la clave; es muy difícil reconstruir esto. Todo el mundo habla de oído y no hay elementos que prueben la autoría de un ilícito por parte de mi defendido".

Sobre la evolución de la causa Sosa señaló que "se ha abierto un compás de espera hasta después de la feria judicial y habrá que ver los elementos de prueba que logre acopiar la Fiscalía, si tienen la suficiente entidad y se determina si este muchacho sigue vinculado al proceso o recupera su libertad".

Versión de la hermana y amigas

Por su parte, la hermana de la joven internada, Noelia, dijo que cuando Maite se enteró del fallo del juez sintió miedo, y aseguró que "ella se imaginaba que él se la iba a llevar de arriba. El ya le había dicho, cuando ella se fue de la casa, que iba a prender fuego a la vivienda de mi papá cuando todos estén durmiendo. También la fue a buscar al trabajo con su auto mientras ella se iba en su moto. La chocó para asustarla y la hizo caer de la moto".

"Vamos a juntar todas las pruebas que tenemos y a las personas que van a dar manifestación de que él es una persona violenta", indicaron ayer en la movilización las amigas de Maite. Estas también afirmaron que su pareja tuvo "problemas en otros ámbitos y que piensan llevar todas las pruebas ante la Justicia".

Comentarios