La Región
Martes 24 de Enero de 2017

Cerró una fábrica de quesos en Carmen

La firma Chateaubriand tomó la drástica decisión. Los trabajadores cobraron parte de lo adeudado pero permanecen en la planta

Los 17 empleados de la fábrica de quesos Chateaubriand ubicada en Carmen siguen custodiando la planta aunque el viernes pasado cobraron parte de lo adeudado y aguardan que un inversor se haga cargo de la empresa que definitivamente cerró sus puertas. El cuarto día hábil de febrero deberán cobrar el mes de enero "y por eso están custodiando la mercadería que hay en el depósito", aseguro el referente gremial, Martín Fernández. La semana pasada en una tensa reunión entre el empresario y los empleados realizada en la Secretaria de Trabajo de Rosario se acordó el pago de los montos adeudados pero el patrón fue inexorable, a la fábrica la vende. Al parecer hay interesados según destacaron desde la comuna.

   Chateaubriand es una fábrica de quesos que desde 1997 manufacturó leche fluida y en 2001 se volcó a la producción de quesos. El venadense Aldo Muscolini se hizo cargo de la empresa hace aproximadamente diez años tras comprársela a una familia de Murphy que había comenzado a fabricar en esa localidad para luego trasladarla a Carmen.

   Son 17 empleados los que ahora se quedan sin empleo, de ellos 11 son de Carmen, cinco de Murphy y un sereno que es oriundo de Santa Isabel. Fernández contó a éste diario que "después de una muy peleada audiencia de conciliación se fijo un acuerdo de pagos de sueldos y aguinaldos para el viernes último y se comprometió a vender la fábrica porque no quiere seguir con ese emprendimiento".

   Muscolini es un exitoso empresario de Venado Tuerto con emprendimientos en varios rubros. Los allegados sostienen que en su momento compró la fábrica de quesos para anexar a su emprendimiento principal que es la distribución de bebidas y alimentos. Esa situación posibilitaba que colocara sus quesos de excelencias en la venta de productos a la región. Sin embargo la baja rentabilidad, la supuesta escasez de leche y una mala relación con el gremio de los lecheros, hicieron que el venadense quisiera desprenderse de la fábrica.

   El último día de 2016 los obreros recibieron una de las peores noticias de sus vidas. Desde allí los obreros cargaron las tintas contra el empresario y sostuvieron ante este diario que "la patronal encabezada por un señor feudal quiere vaciar la empresa de a poco. Acá había 30 mil litros de leche diarios con tambos fijos. Fue dejando ir los tamberos, entregando plata a plazos. Llegamos al punto de quedar con seis mil litros de leche propia de la fábrica y lo que hacía era comprar a cualquier pool lechero uno o dos camiones a la semana. Leche que venía en negro, sin pagar ningún impuesto".

   Tras ello los operarios decidieron tomar la planta para evitar el vaciamiento de la empresa en virtud de que se les adeuda haberes, aguinaldo e indemnizaciones, aunque ahora el panorama es distinto tras el acuerdo entre las partes ya que teóricamente cobraran lo adeudado: noviembre, diciembre, aguinaldos y vacaciones.

Comentarios