La Región
Jueves 24 de Agosto de 2017

A 6 meses de la tragedia, los familiares continúan esperando las respuestas

Los usuarios coinciden en que el servicio de transporte de pasajeros que reemplazó a Monticas-Metropolitana presenta deficiencias

"A los familiares nos cuesta creer que a seis meses de ocurrido aún no se sepa qué pasó", se indignó Luciana Burzacca, sobrina de una de las víctimas fatales del siniestro vial de Monticas, ocurrido el 24 de febrero último en la ruta nacional 33 en jurisdicción de Zavalla, y que costó la vida a 13 personas y dejó un saldo de numerosos heridos.

"Junto a otros familiares estamos sorprendidos porque todo viene muy lento. Al duelo personal, en mi caso, lo tengo resuelto, pero lo que se espera es ver qué sucede con todo esto. Queremos saber qué pasó, quienes son los responsables y que semejante tragedia no quede en el olvido", señaló Luciana. Su tío era un jubilado de 82 años y fue la víctima de mayor edad de aquel fatídico choque frontal entre dos ómnibus de las empresas Monticas y Metropolitana.

La mujer, que vive en Rosario pero por razones laborales viaja con frecuencia a Zavalla, dijo que ahora usa el servicio con frecuencia. "Como no viajo diariamente no puedo decir si hay muchas roturas pero creo que los servicios son similares a los que existían antes del accidente. No veo muchos avances y convivimos con las dudas de siempre. No sabemos si los organismos que deben ocuparse del tema realmente controlan las unidades que circulan y eso nos atemoriza. Viajamos con miedo", resumió.

También contó que cuando viaja en auto la perturba la idea de transitar por el lugar del accidente. "Me cuesta pasar por esa ruta y, en lo posible, trato de ir por otro lado".

"Nos reconforta que haya medios que se siguen ocupando del tema porque de ese modo se evita que caiga en el olvido con el paso del tiempo", confesó y, tras un breve paralelismo con la explosión de calle Salta ocurrida en Rosario, lamentó: "Es tremendo que la Justicia demore tanto en resolver este tipo de casos".

"Valoré muchísimo la intervención de la Iglesia. A pocos días de la tragedia nos convocaron a los familiares de las víctimas y participamos de una reunión en Zavalla. Para mañana (por hoy) también nos invitaron y haré lo posible por estar ahí", dijo Luciana. Hoy a las 15.30 se congregarán nuevamente para rezar en memoria de las víctimas en la plaza Julio Roca de Zavalla.

La causa judicial

Respecto del trámite de la causa, fuentes tribunalicias señalaron que se está a la espera del informe de la pericia de una especialista que se expedirá sobre las condiciones del material de construcción del neumático de uno de los micros. Este estudio fue sugerido por los ingenieros que realizaron la pericia accidentológica. Según trascendió, ese resultado estaría disponible para los investigadores judiciales para fin de mes, al igual que la pericia contable que se realizó sobre las empresas involucradas.

También trascendió que la Fiscalía, que lleva adelante el trámite judicial, a cargo de Walter Jurado, tiene formulada una teoría de cómo ocurrió el accidente pero que no se brindarán detalles hasta tanto no esté respaldada por los diversos estudios que aún están en curso.

Para Edgardo Souza, hermano de Gustavo, el chofer de uno de los colectivos, el proceso de duelo recién comienza. "El hecho de haberme ocupado de los trámites burocráticos, contener a la familia, atender a los medios impidieron que en los primeros meses baje los pies a la tierra respecto a lo significó la tragedia. Ahora, todo pesa un poco más, voy reaccionando y estoy bajo atención psicológica para poder procesar el duelo que, en mi caso, comenzó más tarde".

"La familia sigue como el día después de lo ocurrido. Tratando de ayudarnos entre todos. En este primer año cuesta afrontar las fechas especiales, como los cumpleaños de los hijos de Gustavo", ejemplificó.

Edgardo está al tanto de los trámites que realiza la Justicia en torno al caso y aguarda con ansiedad las novedades. "Tengo línea directa con agentes judiciales que, me informan cuáles son las diligencias que se realizan, aunque no dan detalles. Sabemos que se están realizando pericias que concluirán en los próximos días", señaló.

También adelantó que, tras conocerse esos resultados, "es probable que comiencen a llamar nuevamente a los testigos y sobrevivientes que en su momento declararon y luego avanzar con las acusaciones, si es que aparecen los responsables de lo ocurrido".

"Al momento del accidente Gustavo tenía 48 años. Su esposa Maricel y sus hijos Román de 14, Lucía de 9 y Julia de 8, reciben ahora contención de todos los integrantes de la familia, mi mamá y mis hermanos y también de la familia de Maricel. Nos centramos en ser pilares para ellos desde que faltó Gustavo y tratar de reconstruir lo que dejó ese desastre. Muchos de nuestra familia estamos bajo asistencia psicológica. Hacia afuera todo es distinto. En varias oportunidades hablamos con el delegado de la empresa, pero de la compañía sólo se comunicaron una vez por el tema de la liquidación final que teníamos que cobrar de Gustavo", describió Edgardo.

Para Claudia, una docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR, el servicio que actualmente reemplaza a los que prestaba Metropolitana-Monticas, no cumple con las expectativas. "Yo viajaba en el colectivo de la facultad y siempre volvía con Metropolitana. Se rompían mucho y las quejas eran permanentes. Los reclamos se realizaban en forma sistemática y el final era anunciado. Ahora no se si es más seguro. Se tarda mucho más y siguen las quejas sobre las unidades y la prestación".

"Ahora viajo en auto. Es más caro pero me siento más segura, aunque viajar por esa ruta nos atemoriza", remarcó y dijo que "ahora compartimos el auto con otros compañeros y nos arreglamos de esa forma. Todos los que estuvimos ligados de alguna forma al accidente quedamos muy estresados y tenemos miedo, por eso buscamos alternativas".

También contó que "nuestro compañero Hugo Alvarez, el ex decano, aún no se reintegró. Tiene una inmovilización que no sabemos cuánto le llevará superar. Otro compañero, becario del Conicet está en igual situación. Fueron muchas las heridas que sufrieron y es lógico que les lleva tanto tiempo recuperarse".

Desde la Coad, la entidad gremial de docentes e investigadores de la UNR, la secretaria general Laura Ferrer Varela, dijo a LaCapital que "se constituyó una comisión para estudiar el tema y se resolvió solicitar nuestra intervención en la causa judicial como querellantes. Hace dos meses tuvimos una audiencia para ver si nos aceptaban pero luego se pospuso y aún seguimos peticionando en ese sentido".

También señaló: "Recogimos todas las denuncias que teníamos de docentes y estudiantes. Con eso pretendemos presentarnos en la demanda y seguir la causa como querellantes porque una de las funciones del gremio es la defensa de las condiciones de trabajo de los afiliados".

La representante gremial también afirmó que "el servicio continúa con problemas. Las unidades son incómodas y siguen llegando los reclamos. Por esa razón insistiremos en constituirnos como querellantes".


Comentarios