Jueves 31 de

julio de 2014

  • Ahora

    20 °C
  • VIERNES

    Min. 16 °C Max. 23 °C

  • SABADO

    Min. 14 °C Max. 26 °C

Jueves, 19 de junio de 2008  02:11 | La región

Una nube tóxica de una fábrica causó alarma en Capitán Bermúdez

Capitán Bermúdez.— Un desecho industrial de polvo compuesto por cal de carburo y azufre que se encontraba en la barranca del predio de la empresa Petroquímica Capitán Bermúdez local entró en combustión causando alarma y preocupación durante la mañana de ayer en esta ciudad.

Por Marcelo Abram / La Capital

Capitán Bermúdez.— Un desecho industrial de polvo compuesto por cal de carburo y azufre que se encontraba en la barranca del predio de la empresa Petroquímica Capitán Bermúdez local entró en combustión causando alarma y preocupación durante la mañana de ayer en esta ciudad.

  Si bien no fue necesario producir evacuaciones y no hubo muchas personas afectadas, no fue un incidente menor ya que los funcionarios de Medio Ambiente provincial, que se constituyeron en el lugar, confirmaron que existían sustancias que al entrar en combustión se vuelven altamente tóxicas.

  Al humo proveniente de la zona de islas se sumó la humareda que llegaba desde la planta, y que por acción del viento se propagó hacia el oeste de la ciudad.

  El material se prendió fuego como consecuencia de la quema de pastizales en esa zona costera. Si bien el tema tomó estado público en la mañana de ayer, vecinos de la humilde barriada ribereña conocida como El Espinillo, afirmaron que percibieron fuego en el lugar desde hace días.

  Una vez detectada la presencia del fuego en el sector, se presentaron en el lugar los Bomberos Voluntarios de Capitán Bermúdez, una dotación de Prefectura Naval Argentina, y una brigada de la vecina empresa Celulosa.

  También trabajó en el lugar el área de Defensa Civil y Saneamiento Ambiental de la Municipalidad, y se dio intervención de inmediato a la Secretaría de Medio Ambiente provincial.

 

Arena para apagar el foco. Con el aporte de una pala mecánica y cuatro camiones con arena, que proveyó la Municipalidad de Bermudez, las brigadas trabajaron hasta entrado el mediodía para controlar el foco, ya que no se utilizó agua, sino que se trabajó tapando la zona incendiada.

  Por otro lado, tanto el intendente interino de Capitán Bermúdez, Mario Montizanti, como Elina Galliano de Medio Ambiente de la provincia, y Antonio Moyano, de Defensa Civil de Santa Fe, quienes se constituyeron en la planta para verificar la situación, manifestaron que la situacion estaba controlada.

  Después se conoció la noticia de que el Estado de la provincia de Santa Fe, a través del área de Medio Ambiente, realizará un informe y un relevamiento de la situación ocurrida e iniciará las acciones legales correspondientes para determinar la responsabilidad de un hecho que, si bien no trajo mayores consecuencias, no fue un episodio menor.

 

Años de abandono. Si bien aún faltan los informes oficiales, se supo que el sector incendiado ocupa una superficie de alrededor de 10 por 15 metros. Aunque no se tiene certeza de la profundidad de la cava, estaría repleta de un polvo compuesto por cal de carburo y azufre, y también podría contener PVC.

  Según fuentes sindicales, este material se usaba en los inicios de la planta Electroclor, y desde hace años se encuentra abandonado en la zona de la costa, hecho que también corroboraron los vecinos de la barriada ribereña del Espinillo.

  Ni los directivos de la anterior Electroclor, ni los responsables de las sociedades que se hicieron cargo de la planta productora de cloro elemental, se preocuparon por darle un destino adecuado a ese material, que durante años descansó a cielo abierto, hasta que finalmente el fuego puso en evidencia lo irregular de la situación.

 

Siempre noticia. Petroquímica de Bermúdez es una industria que produce hipoclorito de sodio y cloro envasado, y la planta se encuentra ubicada junto a la papelera Celulosa Argentina.

  Lamentablemente, las últimas noticias de mayor trascendencia que involucraron a esta planta no fueron del todo auspiciosas. En principio, durante noviembre del 2006, se produjo un escape de gas cloro al medio ambiente, por lo que fue intimada por la provincia a cesar su actividad contaminante y luego fue clausurada en forma preventiva por la Justicia.

  Hace unos meses y en el medio de un conflicto laboral, la empresa anunció su cierre, lo que derivó en la ocupación de sus instalaciones por parte del personal. Luego de varias instancias de diálogo se acordó retomar el funcionamiento, hecho que según fuentes gremiales todavía no terminó de concretarse, al igual que el pago de salarios atrasados, y ahora vuelve al medio de la escena con este episodio. l

certifica.com