Cartas de lectores
Martes 19 de Julio de 2016

La reforma constitucional

¿Puede revestir importancia alguna, para el ciudadano común, la reforma de la Constitución de la provincia de Santa Fe?

¿Puede revestir importancia alguna, para el ciudadano común, la reforma de la Constitución de la provincia de Santa Fe? Es obvio que la respuesta es negativa. Es algo que suena lejano y de pertenencia a los sectores políticos. Si supiera como la Constitución influye en su vida y en las de sus seres queridos, otro sería su pensamiento. Los derechos básicos que lo amparan: seguridad, vivienda, salud, educación, a la información y otros que regulan la convivencia entre las personas están contemplados en la Carta Magna de la Provincia. Pero, lamentablemente, la Constitución se percibe como algo ajeno al ciudadano general y sólo es considerada como algo que sólo interesa a los políticos. La Constitución de Santa Fe es la única que no fue reformada luego que lo fuera la Constitución nacional en 1994. No sólo la reforma del sistema político importa; si el sistema legislativo continúa siendo bicameral o se transforma en unicameral, la representación proporcional de los legisladores en lugar de otorgar la mayoría automática a la lista ganadora, el Consejo de la Magistratura, la Defensoría del Pueblo separada de la Legislatura o que la provincia no profese culto religioso alguno, obligando a que el gobernador pertenezca al credo Católico Apostólico Romano; sino también el tema de las autonomías municipales, los derechos sociales: igualdad de género, la educación, entre otros cruciales temas. La ciudadanía, las organizaciones sociales, los partidos políticos, las universidades, los gremios, deben dar su opinión en la búsqueda de un consenso que abra el debate público a la reforma de nuestra Carta Magna.

Alejo Vercesi


Comentarios