Edición Impresa
Domingo 06 de Diciembre de 2015

La reedición de clásicos del rock argentino

El 21 de mayo pasado, durante el encuentro denominado La Noche de los Vinilos, Sony Music presentó en el Ateneo Grand Splendid, la legendaria librería porteña, el primer lanzamiento de álbumes clásicos del rock argentino en vinilo en más de dos décadas. Almendra, Pescado Rabioso, Invisible y Soda Stereo fueron algunos de los grupos elegidos por el sello para inaugurar su regreso a las bateas.

El 21 de mayo pasado, durante el encuentro denominado La Noche de los Vinilos, Sony Music presentó en el Ateneo Grand Splendid, la legendaria librería porteña, el primer lanzamiento de álbumes clásicos del rock argentino en vinilo en más de dos décadas. Almendra, Pescado Rabioso, Invisible y Soda Stereo fueron algunos de los grupos elegidos por el sello para inaugurar su regreso a las bateas.

No todos los títulos de las 30 mil unidades que se fabricaron en República Checa para este lanzamiento se agotaron, pero en el lapso de dos semanas quedó claro que el vinilo tiene un público fervoroso. La reaparición de estos álbumes repara una injusticia de la que muchos sacaron provecho. Por dar un solo ejemplo: hasta la salida de estos títulos, en el sitio Mercado Libre, un ejemplar de la primera edición de Artaud (1973) —el legendario álbum que Luis Alberto Spinetta grabó bajo el nombre de Pescado Rabioso en el momento en que la banda ya se había disuelto y que las encuestas señalan como el mejor disco en la historia del rock argentino— llegó a costar 9.000 pesos. La nueva edición de Sony de Artaud se vendió a 300 pesos.

En una entrevista publicada en la revista Rolling Stone, Damián Amato, director de Sony Argentina, explicó las razones detrás de estas reediciones. El vocabulario mercantilista de Amato deja en claro que pocas cosas cambiaron en las compañías: "Hay un nicho muy interesante de consumidores de vinilos que crece día tras día. Al detectar una necesidad del mercado, surgió este proyecto".

Amato también dijo que para estas ediciones "se respetaron todos los detalles, hasta los sobres y todo. Incluso respetando hasta los errores de ortografía con los que salieron originalmente. Nosotros tenemos las cintas originales. Sobre ellas se hicieron los masters en 24 bits, que es más que CD, que es lo que requiere la fábrica de vinilos para mandar la muestra blanca. Se hacen en República Checa porque es una de las mejores de Europa y lo manda en 180 gramos". Con respecto al tema de las cintas originales, las palabras de Amato no despejan las dudas en cuanto a su existencia ya que muchas de ellas fueron regrabadas. Sumado a esto, cuando el CD reemplazó al vinilo a comienzos de la década de los 90, mucho material original fue directamente borrado o descartado.

Entre los títulos que Sony seleccionó para esta primera tanda de ediciones figuran: Divididos por la felicidad (Sumo, 1985), Superficies de placer (Virus, 1987) y los dos trabajos de Charly García y Pedro Aznar, Tango (1986) y Tango 4 (1991). También aparecen títulos emblemáticos de los primeros años del rock argentino, como el debut homónimo de Almendra (1969), el doble Pescado 2 (1973) y el ya mencionado Artaud (1973). Los fanáticos de Soda Stereo fueron los más beneficiados, ya que las reediciones incluyeron Nada personal (1985), Ruido blanco (1987), Doble vida (1988) y el extraordinario Canción animal (1990).

Comentarios