La ciudad
Jueves 03 de Noviembre de 2016

La reducción de feriados puente no amilana a hoteleros y gastronómicos

La Nación ratificó que el 19 de junio será el único de 2017. En el sector turístico local valoraron que sea el del Día de la Bandera.

Con la confirmación de la Nación que el 2017 sólo se mantendrá un feriado puente, el año próximo habrá 17 días no laborables, apenas uno menos que este año, donde los puentes fueron dos. Si bien el número no parecería tener un alto impacto en la actividad económica, los sectores vinculados al turismo recalcan la importancia de que se mantenga el del 20 de Junio, en el que Rosario es la vedette. "Es que esa es la frutilla del postre para la ciudad", aseguró el vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica, Carlos Mellano. Más allá de la coincidencia, en el análisis hubo matices.

La decisión fue anunciada en los últimos días por el ministro de Educación, Esteban Bullrich, que ratificó que el lunes 19 de junio será el único puente de 2017 y que se plegará junto al sábado y domingo, y al inamovible 20 de Junio.

Ese será el único fin de semana extra-largo del 2017, y si bien este año hubo dos, la diferencia en días no laborables no será tanta: ya que habrá 17 días sin actividad, cuando este año se habían programado 18.

Así y todo, el subsecretario de Turismo del municipio, Diego Paladini, recordó que la política de feriados puentes fue "de un alto impacto positivo en la ciudad" y por eso, aunque mantuvo la prudencia, no descartó que "la medida pueda tener consecuencias negativas".

"Ese régimen de feriados largos nos había favorecido directamente, más allá de las gestiones que se hicieron desde la ciudad para promover la actividad", admitió Paladini, y anticipó que "ésta será una oportunidad para ser creativos e impulsar actividades durante los fines de semana, más allá de que no sean especialmente largos, creando programas y productos para que igualmente los visitantes vengan". Para eso, el funcionario anticipó que habrá que "trabajar fuertemente con las áreas de deporte y cultura para lograr que la agenda de eventos no se superponga sólo durante los feriados, y que las actividades sean todos los fines de semana".

Relativo. Para los hoteleros y gastronómicos, el impacto negativo que la medida pueda llegar a tener en la cantidad de visitantes "es relativo" y el vicepresidente de la entidad que los agrupa consideró que "difícilmente el descenso de la actividad sea significativo sólo por eso motivo".

Mellano explicó que el movimiento fuerte en Rosario se da de marzo a noviembre, y sí recalcó la importancia de que se sostenga como fin de semana extra largo el Día de la Bandera. "Esos días es Rosario y el Monumento, las actividades históricas y todos los eventos que se dan alrededor, además de la bajada de las autoridades nacionales, que le dan un valor agregado; es la frutilla del postre", afirmó.

En cambio, sí consideró que el cambio de política del gobierno nacional "impactará mucho más y puede causar perjuicio en ciudades que son destinos turísticos tradicionales, como las zonas termales de Entre Ríos e incluso Córdoba"; y sí coincidió con el funcionario municipal que la estrategia debería ser "impulsar una agenda que esté distribuida todos los fines de semana, aunque no tenga feriados".

Gastronómicos. Ahora, tras un año que consideró "malo", Mellano puso todas las expectativas en el repunte que el sector gastronómico podrá mostrar en las próximas semanas con el aumento de las temperaturas, y el inicio de las despedidas de año.

En ese sentido, Leandro Santero, uno de los integrantes del corredor gastronómico Pellegrini y titular de El Gran Chopp, también evaluó la medida y, en términos personales, opinó que "para el sector en sí mismo que haya menos feriados, a la larga, puede ser beneficioso porque lo que sucede habitualmente es que los rosarinos se van de la ciudad, y nunca el número de turistas que viene es tan importante como para suplir esa salida de gente, que es la que habitualmente sale a comer".

Pese a eso, consideró que la medida "en sí misma es negativa", ya que "es importante apoyar y fomentar la actividad turística en ciudades que tradicionalmente no son destinos clásicos, como es el caso de Rosario y de muchas otras ciudades del país".

Comentarios