Edición Impresa
Lunes 11 de Febrero de 2008

La receta de la abuela

Internet puede hacernos la vida más fácil. Cualquiera que esté leyendo esta columna sabe abrir un navegador, aterrizar en Google y formular una pregunta más o menos adecuadamente. "¿Cuántos habitantes tiene China?", por ejemplo...

Internet puede hacernos la vida más fácil. Cualquiera que esté leyendo esta columna sabe abrir un navegador, aterrizar en Google y formular una pregunta más o menos adecuadamente. "¿Cuántos habitantes tiene China?", por ejemplo, arroja 169 mil resultados en el buscador más popular, sólo habrá que saber elegir la fuente más confiable o apelar a la repetición: si la mayoría dice que en el gigante asiático hay 1.300 millones de personas, probablemente sea la respuesta correcta. El World Factbook de la CIA lo confirma: en julio de 2007 había 1.321.851.888 (vaya uno a saber cuántos son ahora).

Los foros de la web también son una gran ayuda cuando algún problema informático nos representa un dolor de cabeza. A veces la solución es simple pero resulta imposible de alcanzar por el 99% de los usuarios de computadoras sin una colaboración externa.

Pero internet es bastante más que una gran enciclopedia. Hace algún tiempo, un padre en apuros quería saber cómo diseñar un barrilete para que su hija no pase papelones en un evento del jardín de infantes. "Buscá en Google", fue la respuesta, pero dudaba de la eficacia del método. Los escépticos de siempre.

Hay muchos cibernavegantes que confían en que un buscador puede responder cualquier tipo de duda, pero la mayoría falla en el concepto. La pregunta "¿cuántos años tiene Mick Jagger?" no se responde de inmediato con Google. Y la primera respuesta que surge, después de descartar varias páginas de resutados, es 58. Pero, ¿ese artículo es de este año? Definitivamente, no. La consulta correcta entonces hubiese sido "en qué año nació" el cantante de los Stones.

El "secreto" consiste en usar la lógica. ¿Cómo puede estar escrito el dato que estamos buscando? Es muy improbable que, para subir ese dato a su sitio web, alguien utilice el siguiente formato: "¿En qué año nació Mick Jagger? En 1943. ¿Y qué día extactamente? El 26 de julio". Lo más probable es que aparezca de esta manera: "Mick Jagger nació el 26 de julio de 1943". Entonces, lo mejor será tipear en la caja de búsqueda de Google (así, con comillas y todo, para que lo reconozca como una frase completa): "Mick Jagger nació el". Santo remedio, la primera página de resultados del buscador muestra diez veces la misma sentencia, e incluso alguien añade que el músico llegó a este mundo un lunes.

La respuesta para mi amigo en busca de un barrilete que pueda volar, efectivamente, estaba en la web. Sólo tuvo que escribir "cómo hacer un barrilete" y salieron 61.600 páginas en su ayuda. Supongamos que sólo el uno por ciento de esos sitios ofreciera una guía útil y práctica: serían 616 explicaciones para diseñar un buen barrilete. No necesitaba tanto: en pocos minutos encontró una improvisada infografía que le recordó los modelos que él mismo fabricó cuando era niño. Es la misma receta que tenía mi abuela: el que busca, encuentra.

Comentarios