Edición Impresa
Sábado 04 de Diciembre de 2010

La realización y producción audiovisual, en crecimiento

El mundo audiovisual abre la puerta para que cada vez más crezcan profesiones ligadas a las nuevas tecnologías y el manejo de los lenguajes de los distintos medios de comunicación. Y esto no pasa inadvertido en el interés de los jóvenes. Dentro de esta realidad se inscribe la carrera de licenciatura en producción y realización audiovisual que dicta la UAI.

El mundo audiovisual abre la puerta para que cada vez más crezcan profesiones ligadas a las nuevas tecnologías y el manejo de los lenguajes de los distintos medios de comunicación. Y esto no pasa inadvertido en el interés de los jóvenes. Dentro de esta realidad se inscribe la carrera de licenciatura en producción y realización audiovisual que dicta la Universidad Abierta Interamericana (UAI).

“La carrera es relativamente nueva, hace 10 años que se dicta en Rosario. Antes la única oferta era la de la Escuela Provincial de Cine, una tecnicatura más orientada a formar un director de cine. En nuestro caso se ofrece un perfil académico y cuya formación no sólo está apuntada al cine, sino a toda producción y realización audiovisual para desempeñarse en distintos campos”, dice el director de esta licenciatura que dicta la UAI, Juan Mascardi.

Sobre la cuestión el director agrega: “Hoy por hoy el mundo digital nos abre esa puerta. Toda institución, ONG, empresa, además de los medios tradicionales requieren de un realizador audiovisual”.

—¿Eso muestra distintas posibilidades de inserción laboral, no sólo de un trabajo ligado al arte?

—Sí, y en todo caso el aspecto artístico hay que pensarlo más ligado a la industria cultural. Nosotros pensamos en un perfil más emprendedor, generador de proyectos propios y también, por otro lado, de inserción en distintas empresas. Y en relación con los medios, que cada vez se vuelcan más a lo digital, hay una tendencia creciente respecto de la presencia de un realizador audiovisual. Si nosotros empezamos a pensar a los medios no ya en su tradicional división de radio, gráfica y televisión, sino como una reconversión de empresas atravesadas por lo digital, seguro habrá que recurrir a los realizadores.

—¿El plan de estudio contempla esa formación de emprendedores que menciona?

—El perfil es ser líderes en equipos interdisciplinarios. Lo interesante de las carreras, ya sea la de periodismo o la de realizador audiovisual, es que cuentan con ejes socioprofesionales que atraviesan los 4 años de estudio. De alguna manera se está pensando cuál será la demanda social; es decir, sin hacer futurología, en los futuros escenarios en base a estos indicadores.

—¿En qué hace más hincapié en la formación: en la cuestión técnica o en el lenguaje de la narración audiovisual?

—La presencia es mucho más fuerte en lo narrativo. Esto porque los chicos ya llegan alfabetizados audiovisualmente. Si comparamos, por ejemplo, los trabajos prácticos de los alumnos de 1º año, están al mismo nivel que los de 3º año de 4 años atrás. No obstante están los trayectos de informática, de asignaturas más tecnicistas. El valor agregado aquí es lo narrativo.

Inquietudes

—¿Con qué inquietudes o fantasías llegan los ingresantes a esta carrera?

—Hace algunos años la fantasía era la de ser director de cine. Hoy, al estar más alfabetizados audiovisualmente, llegan con pedidos más específicos. Por ejemplo, ingresan aquellos que tienen muchísima inclinación por el trabajo en sonido. Es decir, arriban con inquietudes previas relacionadas con sus gustos o consumos culturales. En ese sentido el perfil de la carrera forma desde excelentes técnicos, hasta guionistas, animadores, entre otros. Tratamos de mostrarles los potenciales espacios de trabajo y decirles que también ellos pueden ser generadores de su propios proyectos. Si uno piensa en Taringa cuando nació, es hasta difícil explicarlo porque ni se habían creado las redes sociales. Por eso le damos un alto valor agregado a la creatividad y demás para que puedan desarrollar sus ideas.
 

Comentarios