mas
Domingo 26 de Junio de 2016

La quiropraxia, un ejercicio para cuidar el sistema nervioso

Un club rosarino la instaló como práctica para los jugadores de rugby que ya ven los beneficios.

Deportistas como los jugadores de los All Blacks, Usain Bolt y tenistas de alto nivel profesional tienen a los quiroprácticos en el cuerpo técnico. En países de Europa y Australia es muy común que los equipos de alta competencia cuenten con estos especialistas ya que permiten que el jugador pueda rendir al máximo. En Rosario el club de rugby Duendes tomó una innovadora decisión e incorporó a dos personas para "acomodar la columna" de los jugadores antes de cada partido. El equipo técnico y los mismos rugbiers manifiestan los beneficios de esta práctica poco difundida en nuestro medio.

   Pero ¿qué es la quiropraxia? Muchos la confunden con masajes o con kinesiología. Y no es ni lo uno, ni lo otro. Mauricio Zámaro y Alejandro Damaso son licenciados en kinesiología y se especializaron en quiropraxia, una práctica que detecta subluxaciones vertebrales o vértebras que por alguna razón no están bien acomodadas. Los especialistas trabajan sobre la columna para permitir que el sistema nervioso funcione con todo su potencial.

   La columna protege al sistema nervioso y cualquier alteración que se sufra, interfiere directamente en su funcionamiento. Los quiroprácticos actúan en ese punto, en detectar, chequear y ajustar cualquier vértebra que no esté en su lugar y al acomodarla lo que hacen es que los nervios puedan enviar la información correctamente al órgano que corresponda.

   "Cuando una vértebra está fuera de lugar, el nervio que pasa por ahí y se dirige a un músculo, un tendón o a un órgano, no pueden enviar la información correcta", explicaron los especialistas.

   Esto no significa que necesariamente provoque un dolor. Porque una subluxación no es lo mismo que una contractura (que se puede tratar con masajes). Muchas veces el síntoma llega mucho más tarde. "Por ejemplo una diabetes que no se puede controlar, un brazo que se duerme, la dificultad para descansar o una otitis a repetición pueden ser síntomas de que algo está pasando en el sistema nervioso", alertaron.

   De ahí la necesidad de hacerse una evaluación en forma periódica para que la columna permita que funcione bien el resto del organismo. Los quiroprácticos trabajan sobre camillas especiales, de manera no invasiva, y con las manos acomodan lo que haga falta. No hace falta anestesia porque es un tratamiento indoloro. No se manejan con movimientos bruscos, sino que es suave y rápido.

Sin síntomas


En Estados Unidos, cuando un bebé nace hay un obstetra y un quiropráctico en la sala de parto, porque el bebé es traccionado para salir de la mamá y entonces es el quiropráctico quien inmediatamente evalúa y ajusta — si es necesario— la columna del recién nacido. Además, es mucho más fácil corregir en un bebé que en un adulto cuando la columna es más rígida.

   Los quiroprácticos subrayaron que "no se necesita tener un dolor para ir a un chequeo". Pero llega gente con muchos síntomas. Estas lesiones que empiezan en la columna al principio no provocan dolor pero terminan perjudicando a todo el sistema nervioso. De ahí la necesidad de chequearse la columna en forma regular, mensual o semanal.

   Los pacientes rápidamente notan la mejora porque advierten que pueden descansar mejor, dejan de tener dolores de cabeza, están menos tensionados y hasta mejoran el estado de ánimo.

   A diferencia de los masajes que intentan deshacer las contracturas, la quiropraxia va al origen de aquel dolor, a encontrar qué la pudo haber provocado y trabaja para solucionar el problema desde ese lugar.

   Hasta ahora la quiropraxia no está reconocida por las obras sociales en Argentina aunque esto sí sucede en otros países del mundo. En Rosario una consulta puede costar entre 300 a 800 pesos, pero no hay una fija determinada.

¿Qué provoca una

subluxación vertebral?


Las causas son variadas, y van desde la mala alimentación, el consumo excesivo de medicamentos, hasta causas mecánicas accidentes, un tropezón o un choque en un deporte. También influye lo emocional. Hay quienes tienen subluxaciones por la pérdida de un ser querido o porque están atravesando una situación conflictiva. Todo puede repercutir en las vértebras.

   Es importante aclara que el trabajo de la quiropraxia es manual, no se recetan medicamentos ni se diagnostican enfermedades. Aunque todo profesional debe tener una base de formación en salud: deben ser médicos o kinesiólogos.

"Ahora me ajusto antes del partido"

Pedro Imhoff tiene 27 años, y juega de medio scrum en la primera división de Duendes. "Empecé a ajustarme porque me lo recomendó el kinesiólogo y la verdad es que me hizo muy bien. Ahora que lo tenemos como parte del staff del equipo, lo súper aprovecho", explicó el jugador que como dice se "ajusta", es decir que asiste a las sesiones de quiropraxia siempre antes de jugar un partido y a mitad de semana.

   "Yo veo resultados excelentes por ejemplo te revisan y saben qué punto tienen que tocar para mejorarte. Esto te hace llegar mucho mejor al partido. A mí me saca los dolores de cuello, de espalda y también los musculares. Además, te sirve mucho para descansar mejor, te levantás como nuevo", confiesa el deportista.

   El jugador comentó que en otros lugares del mundo todos los equipos cuentan con quiroprácticos como parte estable del staff técnico, y hasta hay jugadores que tienen su propio quiropráctico que los "ajusta" cada vez que lo necesitan. "Es una práctica que llegó para quedarse", afirmó.

   Por su parte, el manager del club, Osvaldo Ochova cuenta que la incorporación de los quiroprácticos al staff fue progresiva. "Lo hicimos por recomendación de los mismos kinesiólogos que trabajaban con nosotros, y lo sumamos al principio como prueba piloto y cuando vimos los resultados los incorporamos de manera indiscutida", afirmó.

   Ochova asegura que la recuperación de los jugadores es mucho más rápida, que se trabaja con velocidad y que permite atender a todos los chicos de forma efectiva. "El plantel sintió que es un tratamiento que supera lo anterior, los masajes por ejemplo, aunque éstos no se descartaron", acotó.

   Y confesó que hay momentos en que toda la delegación, entrenadores, jugadores y dirigentes se hacen "ajustar" por los quiroprácticos. Según Ochova, una vez que se incorpora ya no se puede dejar. "Esto va a tener efecto multiplicador en otros clubes, y ojalá así sea porque verán también los beneficios", concluyó.

Columna torcida

La quiropraxia actúa también en el caso de una escoliosis. Un quiropráctico puede tratar a cualquier persona que reúna tres condiciones: estar vivo, tener sistema nervioso central y poseer una columna. Esto no significa que se resuelva la escoliosis, pero sí se puede lograr que esa columna no provoque interferencias para que trabaje bien el sistema nervioso.

Comentarios