la_region
Domingo 04 de Septiembre de 2016

La provincia controlará con radares la velocidad sobre la ruta 9 en Funes

La cartelería indicativa está instalada. Ya pueden comenzar a operar los puestos móviles de fiscalización. Los puntos y horarios serán rotativos.

La provincia ya está en condiciones de comenzar el control de velocidad por radar en la ruta 9 en jurisdicción de Funes, luego de que la Municipalidad cumplimentara el requisito de instalar la cartelería advirtiendo sobre la fiscalización y que la máxima para circular es de 60 kilómetros por hora.

Desde la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) indicaron que se utilizarán unidades móviles, las cuales se irán disponiendo de forma rotativa, tanto de horarios como de ubicación, y enfatizaron que no habrá "período de gracia", sino que las infracciones que se detecten se convertirán directamente en multas.

En ese corredor, una fiscalización ya comenzó en jurisdicción de Roldán, pero será profundizada con el avance del programa provincial.

Desde la semana pasada, se comenzó la instalación de cartelería, la cual ya es visible en varios puntos de la ruta 9, en la ciudad de Funes, sobre los controles de velocidad y que la máxima es de 60. Al respecto, Daniel González, coordinador de la Central de Operaciones Especiales (COE) de Funes, explicaba a la prensa que "esos carteles fueron pedidos por la provincia", ya que "está realizando pruebas con radares en las distintas rutas provinciales, entonces nosotros tenemos que tener preparados para cuando vengan a trabajar".

El funcionario añadió que en los ingresos a Funes hay actualmente cámaras de videovigilancia pero hasta el momento no habían sido instalados radares para la realización de fotomultas, que es hacia donde avanza este nuevo programa.

Consultado al respecto, Hernán Matich, director de Gestión de Sistemas Técnicos y Administrativos de la APSV, indicó a LaCapital que "ya desde hace unos meses tenemos dispositivos de controles móviles a lo largo de la provincia que vamos a poner a disposición de las localidades con controles rotativos, pero sostenidos en el tiempo". Se instalarán en las zonas urbanas para controlar la velocidad. La idea es hacerlo en varias zonas, pero "primero tenemos que cumplimentar con la cartelería que debe estar ya que es obligatoria", dijo.

Los lugares donde se instalen los cinemómetros se consensuarán con los municipios. "Ya nos consultaron de Funes y Roldán para sumarse a este plan de radares móviles", entre los alrededor de "25 pedidos de localidades, por lo que iremos coordinando, pero es una intervención rápida porque el cinemómetro es móvil", afirmó.

Actualmente la provincia dispone de 10 artefactos, pero está en proceso la adquisición de 10 más, los cuales van a rotar. Matich aseguró que "hay controles en zonas abiertas y en zonas urbanas, la idea es que esté tres o cuatro horas en cada punto, porque lo que buscamos el cambio de hábito para que la gente disminuya la velocidad".

Una vez instalada la cartelería, como ya se hizo en Funes, resta el relevamiento de los técnicos de la APSV, y de ahí la posibilidad de ser multado en caso de exceder los límites de velocidad.

El funcionario ejemplificó que "ya estamos controlando en Rafaela en las dos rutas de acceso", y aclaró que "esas infracciones pueden ser juzgadas por los municipios o por la provincia".

Multa directa. Consultado sobre si habría algún tiempo de "educación" para los conductores en las nuevas zonas que se incorporen a la fiscalización, el funcionario dijo que "desde el año 2015, los radares en tramos abiertos están funcionando y desde hace un año se hizo una campaña de difusión", por lo que "ya estamos en una etapa plena de funcionamiento, y entonces todo titular de una licencia de conducir tiene que conocer al normativa y respetarla, no habrá período de gracia".

Justificó que "el tema de la velocidad (en exceso) está presente en la mayoría de los accidentes y en la casi totalidad de siniestros con víctimas fatales o heridos graves".

La fiscalización de la velocidad motorizada por la provincia es un programa amplio. En ese sentido, a fines del mes de mayo pasado comenzó la fiscalización con radares móviles en los ingresos a Roldán, tanto por la ruta 9 como por la A-012, y también se instalaron sobre calle Catamarca en su intersección con Urquiza, aunque también se previó su rotación en distintas locaciones durante el día, hasta la disposición de radares fijos.

Según se insistió, la velocidad máxima permitida será de 60 kilómetros por hora, y aquellos que no cumplan con lo dispuesto serán sancionados con multas que llegarán a los domicilios de los titulares de los vehículos.

Comentarios