Edición Impresa
Sábado 14 de Agosto de 2010

La promoción de la salud también llega desde el aula

La escuela es un excelente lugar para promover la salud. Al menos con esta idea coincide el proyecto desarrollado por los chicos de 3º año de la Escuela Media Nº 513, orientado a demostrar la importancia del lavado de manos para prevenir enfermedades. La propuesta la impulsó el profesor de biología y rápidamente entusiasmó a los alumnos, que encuestaron a más de 300 personas, diseñaron afiches y ahora van por mejores condiciones de higiene para la propia escuela.

La escuela es un excelente lugar para promover la salud. Al menos con esta idea coincide el proyecto desarrollado por los chicos de 3º año de la Escuela Media Nº 513, orientado a demostrar la importancia del lavado de manos para prevenir enfermedades. La propuesta la impulsó el profesor de biología y rápidamente entusiasmó a los alumnos, que encuestaron a más de 300 personas, diseñaron afiches y ahora van por mejores condiciones de higiene para la propia escuela. La secretaria de Salud provincial, Débora Ferrandini, asegura que estas experiencias son “revolucionarias” porque trabajan sobre cuestiones que por obvias no siempre se dimensionan en su importancia, además de resaltar a la institución escolar como productora de vínculos y valores.

El sol pega de lleno en uno de los salones de la escuela secundaria de avenida Perón (ex Godoy) 5.470, que funciona en la primaria Nº 6.394, en plena zona oeste de Rosario. En la clase están los chicos de 3º dispuestos a contar sobre los alcances de este proyecto de salud encarado desde la escuela.

Nicolás es quien toma la iniciativa para relatar por dónde pasa lo central de esta propuesta: “Fue mostrar la importancia de higienizarse bien las manos para evitar la transmisión de enfermedades”. La define como “interesante y positiva” y su compañero de estudios, Matías, agrega que “sirvió para que la gente se entere de esta necesidad de cuidado”.

El trabajo lo impulsó el profesor Fernando Jaime —les enseña biología, química y matemática—, quien los invitó a indagar sobre un problema tan básico y determinante como es la “falta de higiene o higiene inapropiada de las manos”.

Datos reveladores

El emprendimiento demandó a los chicos realizar 300 encuestas entre familiares, vecinos y amigos. Las preguntas que llevaron al barrio pasaron así por conocer cuánto se sabía sobre la importancia del lavado de mano y si se garantizaba la higiene básica en los lugares públicos, como la escuela.

"El 90 %de los encuestados no sabía del tema y un 87 % dijo que faltaban elementos de limpieza en los lugares públicos”, resume Elena, otra de las alumnas de 3º, y agrega: “La mayoría de los que encuesté no sabía nada del tema, tampoco cómo taparse para toser”.

La información reunida sirvió para trabajar en clase, diseñar afiches y hasta llevar una charla a los más chicos de la primaria. “Estuvimos con los de 3er. grado, les dimos una charla, pero descubrimos que estaban más informados que los mayores”, dice Eliana, otra de las alumnas.

Según resalta el profesor Jaime, la pandemia de gripe A del año pasado resultó un disparador para no pasar por alto en la escuela. “Buscamos aquí que los chicos puedan enseñar y aprender sobre este problema, crear un hábito de cuidado y como meta más cercana y posible llevar estos aprendizajes a las familias”, agrega el docente.

Afiches y volantes

Cristina Respeto es otra de las alumnas que cursa el 3º del secundario de la zona oeste. Se destaca por la calidad de sus dibujos, por eso fue la elegida para ilustrar los afiches que piensan colgar por la escuela en forma de anuncio preventivo.

Muy parecidos a estos afiches y con datos sobre este cuidado esencial también diseñaron volantes y pequeños carteles para colgar por el barrio, en los negocios y espacios públicos. Todos hechos a mano, por eso expresan en voz alta el deseo de contar con alguna ayuda externa para financiar la impresión.

Antes de cerrar la charla, los chicos tienen una mirada reflexiva sobre lo que pasa alrededor y señalan la falta de elementos de limpieza, como jabón líquido y toallas descartables, en la propia escuela. Lo hacen con un pedido hacia alguna empresa de limpieza que pueda colaborar aportando estos materiales.

Hacia el final el profesor resalta el compromiso de los chicos con esta experiencia escolar, que espera sea multiplicadora de lo aprendido.

 

Comentarios