Cartas de lectores
Miércoles 18 de Mayo de 2016

La producción lechera

A poco de asumir el nuevo gobierno nacional produjo cambios importantes para el sector agropecuario.

A poco de asumir el nuevo gobierno nacional produjo cambios importantes para el sector agropecuario. Reducción y eliminación de retenciones a la exportación de granos, de carnes y de lácteos, en su principal subproducto que es la leche en polvo. A pesar de estas medidas, el sector lechero no consigue superar su depresión. Hace unos años que el tambero viene perdiendo rentabilidad por distintas razones. Aumentos importantes en los costos de insumos básicos para la producción y el mantenimiento de los tambos, la regulación impuesta por el gobierno anterior a la exportación de leche en polvo, una mayor oferta de leche fluida con menor consumo interno, entre otros, por citar algunas cuestiones que complican la actividad. Creo que las medidas que estamos conociendo en estos días con respecto al precio que recibirá el productor es sólo un paliativo. Si son para la emergencia, bienvenidas sean. Pero, si no se complementan con otras serán parches que servirán para prolongar la agonía del tambo pequeño y mediano en nuestro país. A mi entender se debe reorganizar toda la cadena de comercialización a fin de lograr mayor competitividad y atenuar los picos de sobreofertas de materias primas que bajan los precios del productor primario. Otro tema importante es posicionar a la Argentina como un referente permanente en el mercado internacional de la leche en polvo con políticas agresivas de exportación, y de esa manera, las industrias que elaboran dicho producto absorberían esos picos. Otro desafío para la coyuntura, es sentarse en una mesa con las cadenas más importantes de supermercados, verdaderos formadores y "deformadores" de precios en los lácteos y de un sinnúmero de productos de primera necesidad y de venta masiva. El tambero afronta un costo de producción real de 4,20 a 4,50 pesos el litro. Y en el mejor de los casos, recibe 2,60 a 3,00 pesos. A este desfasaje se agrega otra cuestión preocupante: la situación climática. En los últimos 30 días las lluvias fueron excesivas en la mayoría de las cuencas lecheras, principalmente en Santa Fe y Córdoba. El deterioro de los animales por estar tantos días en el agua es evidente. Muchas hembras parieron en el agua, con la muerte de muchos terneros como consecuencia. Este escenario plantea una situación cuasi terminal para el sector. El gobierno nacional y los provinciales involucrados tendrán que socorrer con ayuda financiera directa a los tamberos, principales actores perjudicados en la presente realidad, ya que muchos de ellos tendrán problemas económicos graves para recomponer pasturas y rodeos.

Jorge Omar Bustamante / DNI 7.796.562


Comentarios