Edición Impresa
Sábado 09 de Marzo de 2013

La prioridad de la política educativa

Por Daniel Filmus / Chávez siempre tuvo claro que la educación debía funcionar como eje de su programa estratégico de desarrollo

La muerte de Chávez nos entristece profundamente porque hemos perdido a un líder en la región que supo, en momentos muy difíciles, encabezar uno de los primeros procesos emancipatorios y de transformación para dejar atrás las décadas del neoliberalismo. Sin embargo, hoy debemos insistir en la fuerza de su legado y seguir trabajando por la dignidad de nuestros pueblos. En primer lugar, nunca dejaremos de reconocer su papel trascendental en la construcción de la Unasur, tarea en la que junto a Lula, Evo, Correa y Néstor trabajó incansablemente y redundó en la integración de toda la región latinoamericana. En este sentido, Chávez fue un líder para toda América latina, y dejó una enseñanza muy importante para nuestros países. Fue un mandatario amado por los más humildes, porque consagró sus 14 años de gobierno a combatir una enorme desigualdad y mejorar las condiciones de vida de su pueblo. Para ello puso a la educación como pilar del modelo de desarrollo.

Quiero detenerme a destacar su gran lucidez en cuanto a la importancia que le otorgó a la educación. Siempre tuvo claro que la educación debía funcionar como eje de su programa estratégico de desarrollo. Solía decir que "las naciones marchan hacia su grandeza al mismo paso que avanza su educación". Fue una prioridad para su gobierno, de allí que haya diseñado políticas para combatir la deserción escolar y en consecuencia aumentar la matrícula, así como incorporar las tecnologías de la información y la comunicación como herramientas didácticas. Venezuela es uno de los países líderes en materia de alfabetización y tiene uno de los mejores sistemas educativos del continente sudamericano, gratuito hasta la Universidad, con esta última incluida.

Simultáneamente a la expansión del sistema educativo y de salud, Chávez logró disminuir la pobreza hasta la mitad y la extrema pobreza cayó un 70 por ciento.

Estamos convencidos de que el pueblo venezolano va a seguir apoyando el proceso de liberación y transformación que él encabezó, ya que todos los datos parecen mostrar que quien siga al frente del gobierno continuará su camino.

Comentarios