Edición Impresa
Miércoles 20 de Julio de 2011

La posible reunión entre dos líderes

El rumor ya está instalado. Los gargantas profundas de turno dicen que muy pronto se producirá un mano a mano entre el mejor futbolista del mundo y el presidente del país más poderoso de la Tierra. De vacaciones en Rosario, el bueno de Lionel Messi no resta atención a lo que se dice de su persona.

El rumor ya está instalado. Los gargantas profundas de turno dicen que muy pronto se producirá un mano a mano entre el mejor futbolista del mundo y el presidente del país más poderoso de la Tierra. De vacaciones en Rosario, el bueno de Lionel Messi no resta atención a lo que se dice de su persona. Aún dolido por la prematura eliminación de la selección argentina en la Copa América, el astro del Barcelona sólo piensa en descansar y en comer las famosas milanesas a la napolitana que le prepara su mamá. Pero lo que se dice es concreto: nada menos que Barack Obama habría manifestado su interés en reunirse con un hombre al que admira. ¿Será verdad? ¿Querrá el impredecible Messi reunirse con el presidente de EEUU, quien hace pocos días habló de él? Misterio.

Aclaración que provocó sonrisas

La presidenta de la Nación se dirigía ayer en Puerto San Martín al atento y numeroso auditorio que escuchaba sus palabras y en cierto momento hizo alusión a una fuerte inversión realizada por el “grupo Noble”. Ante el súbito carraspeo que pareció aquejar a varios de los que estaban en primera fila, Cristina Ωmuy rápida de reflejosΩ aclaró de inmediato que se refería al grupo Noble “de granos”. En ese momento, una amplia sonrisa distendió el rostro de la concurrencia. Es que la palabra “Noble” había sonado como una auténtica clarinada en el discurso presidencial. Hay que decirlo, nobleza obliga.

Un vino destinado a ser número uno

Cuando atajaba, era un auténtico número uno entre los números unos. El paraguayo José Luis Félix Chilavert despertó amores y odios en su tránsito futbolero, pero aun los que no lo querían demasiado admiraban su clase como arquero. Y el hombre, ahora, se va a dedicar a un métier muy agradable: un vino que lleva su nombre va a comenzar a venderse en el mercado. El flamante producto se llamará Don Chila y dicen que será de alta calidad. Habrá que probarlo.

Comentarios