Iglesia
Domingo 19 de Junio de 2016

La policía española recuperó 10 mil objetos históricos robados en Murcia

Estaban en poder de un coleccionista privado, que fue arrestado. Se trata de pinturas, piezas arqueológicas y documentos.

La policía española recuperó 10.000 piezas de gran valor artístico, histórico o arqueológico en poder de un coleccionista de arte de la pequeña localidad de Bullas, en Murcia (este del país), quien quedó arrestado.

La Guardia Civil se sorprendió ante el hallazgo de cerca de 4.000 piezas arqueológicas, 5.000 monedas de diversas épocas y culturas, más de 150 objetos religiosos, 100 restos paleontológicos y etnográficos y 40 obras pictóricas en el domicilio del coleccionista Benito Amor, conocido como "El Sastre".

Dentro del "plan para la defensa del patrimonio histórico español" la policía había iniciado a fines del año pasado la "operación Lignum". La misma abarcó distinto tipo de averiguaciones en cerca de 10 localidades españolas.

Las investigaciones permitieron conocer que en el domicilio de "El Sastre" podía encontrarse una obra pictórica (el retrato del Arzobispo de Valladolid, Antonio García y García), que la Congregación de las Carmelitas Descalzas de Tordesillas (Valladolid) había donado a la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Bullas, a través del citado coleccionista y que nunca había llegado a su destino.

Esta información permitió develar una serie de pérdidas o expolios de bienes en la propia parroquia de Bullas y en otros organismos e instituciones de la comarca murciana.

Una vez recabada toda la información se pudo relacionar al sospechoso con la tenencia de numerosos objetos de incalculable valor histórico y artístico por lo que los agentes con el apoyo de expertos y técnicos del Servicio de Patrimonio Histórico de la Comunidad Autónoma procedieron al registro de su domicilio.

En el interior de la vivienda los agentes pudieron encontrar numerosos objetos de arte y también una treintena de legajos y documentación bibliográfica que abarcaría desde el siglo XVI hasta el siglo XIX, pertenecientes a los ayuntamientos de Caravaca de la Cruz, Cehegín, Bullas, Calasparra y del municipio albaceteño de Hellín, además de documentación generada por algunos juzgados de la Comunidad Valenciana durante el siglo XIX. Una colección tan vasta que la Guardia Civil la ha calificado de "colosal".

Entre los objetos incautados se encuentran obras pictóricas de carácter religioso y civil datadas en los siglos XIX y XX, importante documentación bibliográfica de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, tales como libros bautismales, de nacimientos, matrimonios y testamentos de la localidad de Bullas, objetos religiosos (relicarios, estandartes, imaginería, custodias, cálices), además de elementos procedentes de yacimientos arqueológicos de la comarca como monedas, recipientes cerámicos, restos arquitectónicos y escultóricos con una cronología que iría desde la etapa del Bronce Final, hasta la época contemporánea.

También se intervinieron enseres de hogar y mobiliario procedente de casas señoriales de la zona. Fruto de las pesquisas se halló, en un doble fondo, una colección importante de monedas antiguas, así como gran cantidad de alhajas presumiblemente pertenecientes a la patrona de Bullas, Nuestra Señora del Rosario, que fueron donadas con fines altruistas por los parroquianos.

La operación permitió determinar que uno de los libros hallados en el domicilio es un manuscrito único, de gran calidad, antigüedad y rareza. Se trata de un Libro de Salmos datado entre finales del siglo XIV y principios del siglo XV que, probablemente, constituye una copia de algún devocionario más antiguo de origen francés, según los pesquisas.

El ejemplar, escrito en latín con letra gótica y capitales doradas, carece de la adecuada conservación, lo que ha provocado ciertos deterioros que requieren labores urgentes de restauración.

El expolio de estos bienes culturales con fines lucrativos deriva en la desaparición de este tipo de objetos que acaban engrosando colecciones particulares, sustrayendo a la sociedad del conocimiento y la contemplación de los mismos.

Hasta el momento se han esclarecido una quincena de hechos delictivos en los que han resultado perjudicados tanto particulares, como museos, parroquias, ayuntamientos y yacimientos arqueológicos. El detenido ha sido puesto a disposición del juzgado de instrucción de la causa.

Los objetos incautados fueron depositados y puestos a disposición del Servicio de Patrimonio Histórico de la comunidad autónoma. La investigación continua abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Comentarios