El Mundo
Viernes 12 de Agosto de 2016

La policía canadiense abatió a un yihadista que ultimaba un atentado

Aaron Driver, de 24 años, había jurado lealtad al Estado Islámico en un video. El FBI interceptó el mensaje y dio el alerta

Las fuerzas de seguridad de Canadá abatieron el miércoles a un simpatizante del Estado Islámico (EI) cuando se disponía a cometer un ataque suicida, según confirmó la Policía Montada, que aseguró que el yihadista tenía previsto atentar en 72 horas en un centro urbano en horas de gran afluencia de público. Según la cadena CBC, el insurgente se preparaba para efectuar un atentado suicida en la Union Station, la principal estación ferroviaria de Toronto. El canadiense abatido, identificado como Aaron Driver, de 24 años, había jurado lealtad al grupo yihadista en un video interceptado solo unas horas antes por el FBI estadounidense, que alertó inmediatamente a las autoridades canadienses de la posibilidad de un ataque inminente. "La policía recibió información creíble del FBI, entre ellas un video de un mártir que había sido elaborado por un individuo que ultimaba un atentado con un artefacto explosivo improvisado", explicó el comisario adjunto de la Policía Montada, Mike Cabana.

El atentado "estaba previsto para las siguientes 72 horas y hubiera tenido como objetivo un centro urbano, ya fuera por la mañana o por la tarde, a horas concurridas", expresó el jefe policial.

Interceptado. Gracias al alerta del FBI, las fuerzas de élite de la Policía Montada pudieron interceptar a primera hora de la tarde al sujeto justo delante de su domicilio, situado en Strathroy, una pequeña localidad situada a 225 kilómetros al sur de Toronto, si bien el terrorista "se metió en un taxi que acababa de llegar". Enfrentado a los agentes, el joven yihadista hizo estallar un artefacto explosivo que llevaba consigo en la parte trasera del vehículo, siempre según el relato de Cabana. La explosión hirió tanto al conductor del taxi como al sospechoso, que finalmente fue abatido por los agentes. En este sentido, el comisario adjunto de la Policía Montada precisó que el fallecido tenía una segunda bomba que iba a hacer estallar. Un vocero de la agencia que gestiona el transporte público en Toronto, Brad Ross, confirmó que fueron advertidos de una "amenaza terrorista creíble", lo que parece indicar que esa ciudad, la mayor del país, era el objetivo del converso islamista.

En el video difundido por la policía se ve a un individuo vestido de negro y con la cara cubierta que advierte al gobierno canadiense de las consecuencias de participar en la coalición internacional contra el Isis: "Tienen una pesada deuda que pagar y las manos manchadas de sangre de musulmanes", afirma el joven antes de jurar lealtad al Isis.

Seguimiento. La radiotelevisión pública canadiense CBC, que ya había informado la identidad del terrorista antes de la confirmación oficial, indicó que las autoridades seguían la pista de Driver desde hacía dos años, cuando mostró por primera vez su simpatía por el grupo yihadista. Driver era oriundo de la localidad de Winnipeg, en el centro del país, y fue identificado por primera vez por el servicio secreto canadiense en 2014, cuando empezó a escribir mensajes de apoyo al Isis en Twitter bajo el seudónimo de Harun Abduranham.

Estrechamente vigilado desde hacía meses, el canadiense de 24 años abatido el miércoles por la policía había expresado sus simpatías por el Isis tras haber buscado durante mucho tiempo un camino espiritual en el seno de una familia desestructurada. Fue detenido por primera vez en Winnipeg en junio de 2015. Su abogado llegó a un acuerdo con las autoridades que le obligaba a llevar un dispositivo localizador y le prohibía conectarse a internet o tener cualquier comunicación con el grupo Estado Islámico, así como llevar cualquier objeto con un logotipo de la milicia radical. Más tarde se anunció que algunas de las estrictas condiciones se habían levantado y que no iría a juicio. Aaron Driver apareció en los radares de la policía y de los servicios de inteligencia canadienses en octubre de 2014 cuando justificó en las redes sociales el gesto de una joven radicalizada que mató a un soldado frente al monumento de los muertos de Ottawa. En aquel momento Driver ya se había convertido al islam pese a haber nacido en una familia católica de la provincia de Saskatchewan, en el oeste del país.

Lobo solitario. En esa época, cuando Driver vivía en la casa familiar en Winnipeg (Manitoba), "se movía en un gran secreto, como un lobo solitario, ningún amigo venía a la casa, nunca decía a dónde iba o lo que hacía", dijo en 2015 a la cadena pública de televisión CBC su padre, quien entonces ya temía que su hijo se convirtiera en "un extremista radical". Driver lo justificó de otra manera en el mismo reportaje: "Lo que pasaba en Siria te rebelaba y al mismo tiempo te partía el corazón, y yo creo que si uno sabe lo que ocurre, debe hacer algo". Sin embargo, en esa ocasión afirmó que no veía ningún motivo para que "los canadienses piensen que soy una amenaza". A pesar de que logró que le retiraran su brazalete electrónico en junio 2015, Driver seguía bajo estricto control judicial.

Canadá se sumó en septiembre a la coalición internacional liderada por Estados Unidos para combatir al EI. El país redujo su implicación en el conflicto tras la llegada al poder en 2015 de los liberales de Justin Trudeau, quien ordenó retirar los aviones caza de la zona, aunque incrementó el número de instructores militares canadienses en Irak. Trudeau reafirmó en varias ocasiones el compromiso de su gobierno en "la lucha contra el terrorismo bajo todas sus formas". Canadá permanece en nivel medio de amenaza terrorista desde 2014.

Dos soldados canadienses fueron asesinados en octubre de 2014 por sendos atacantes solitarios, que fueron acto seguido abatidos, en la provincia de Quebec y en la capital del país, Ottawa. El primero de esos "lobos solitarios" atropelló con un vehículo a dos soldados, matando a uno de ellos, en la localidad de Saint-Jean-sur-Richelieu, unos 40 kilómetros al sudeste de Montreal. Dos días después, otro individuo disparó contra un soldado en las afueras del Parlamento. Tras esos ataques, el gobierno conservador de aquel entonces amplió los poderes de la policía para desbaratar planes de atentados e impedir la partida de jóvenes radicalizados que busquen sumarse a las filas del EI en Siria.

Comentarios