la_region
Domingo 07 de Agosto de 2016

La población de Andino se moviliza ante una ola de robos y entraderas

Hoy se concentran a las 16 en la plaza principal. Los días anteriores se manifestaron en uno de los accesos a la localidad

El apacible pueblo de Andino se vio conmovido en las últimas semanas por una seguidilla de robos violentos con la modalidad de entraderas y puso en estado de alerta a la comunidad. Los vecinos se movilizaron el jueves y viernes pasado y anuncian para esta tarde una concentración en la plaza de localidad para exteriorizar su preocupación y reclamar medidas a las autoridades.

"Esto no pasó nunca, era un pueblo tranquilo, por eso vino mucha gente de afuera, sobre todo de Rosario, a vivir buscando un lugar tranquilo para sus hijos porque en Rosario no aguantaban más. Aquí no había ni entraderas, ni robos, ni robo a mano armada, muy a las perdidas había un robo de una bicicleta", describió en diálogo con LaCapital Lorena González, nacida y criada en Andino.

Las alarmas se encendieron hace unas tres semanas cuando el matrimonio de una profesora y un arquitecto que viven cerca del río Carcarañá sufrieron una entradera. Esta semana se dio un segundo hecho cuando delincuentes ingresaron a una casa donde estaban dos hermanas adolescentes, quienes fueron reducidas, maniatadas, y luego los ladrones se llevaron todos los elementos de valor que encontraron a su paso como televisores, celulares, cámaras digitales, computadoras y hasta muebles.

Los vecinos de Andino plantean que "esta gente va armada y tienen conocimiento, son profesionales del delito".

"En los últimos dos meses se está dando una seguidilla de entraderas a las casas del pueblo, algunas son fin de semana pero la mayoría es de gente que vive acá", explicó Ivana, una docente rosarina que se mudó hace más de un año a Andino. "Los vecinos nos empezamos a preocupar, aquí la gente vive tranquila con otras costumbres, las puertas sin llave, aquí todos se conocen porque el pueblo tiene 5 mil habitantes", añadió.

En Andino causa estupor la seguidilla de episodios delictivos inéditos y no son pocos los que creen que están sufriendo estar en una "zona liberada" para el delito, y conjeturan que se trata de bandas organizadas que vienen de Rosario, posiblemente con algún informante del pueblo. Esta idea fue ratificada por Héctor Pereyra, un vecino que se comunicó al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, quien afirmó que la "zona parece liberada para que actúen los delincuentes".

Ante la situación, los vecinos tomaron acciones en dos ejes. Por un lado, exteriorizar su preocupación con movilizaciones y reuniéndose para intercambiar ideas e información y definir estrategias. Así, en la esquina de calle Urquiza y Bordabehere, uno de los tres ingresos al pueblo, se realizaron reuniones los días jueves y viernes pasado, y para hoy hay una convocatoria a las 16 en la plaza del pueblo. "Lo que piden los vecinos es control. Lo que hicimos anoche fue un control y corte parcial de la ruta. Como no lo hace nadie, lo hicimos nosotros. Sufrimos una ausencia total del Estado", resumió Pereyra.

El recurso del Whatsapp. Por lo pronto, han resuelto armar grupos de Whatsapp por zonas y alertar a los otros vecinos "por si vemos algo raro, si hay personas o autos que no conocemos", indicaron.

La presencia policial en el pueblo es mínima y consta de dos móviles y una dotación de entre tres y cuatro efectivos, lo cual luce inadecuado teniendo en cuenta que el pueblo tiene tres accesos, unos 5.000 habitantes permanentes y una alta rotación de personas por las casas de fin de semana.

No obstante, la reacción de los vecinos tuvo algunos efectos y desde la Unidad Regional X de policía, con asiento en Cañada de Gómez, cabecera del departamento Iriondo, enviaron más efectivos y móviles que al menos cubren dos de los tres ingresos del pueblo. Por otra parte, el presidente comunal, Juan Carlos Palotti, adelantó que se van a reparar las cámaras de seguridad, las cuales estaban instaladas hace tiempo pero no funcionaban.

Tras la movida, el jefe regional de la policía y el presidente comunal dialogaron con los vecinos durante las concentraciones de días pasados, pero el reclamo apunta también al Ministerio de Seguridad. Según relatan, el funcionario policial les manifestó que "estas banditas saben que aquí se respira un clima de confianza y relajación y se les hace mas fácil, por eso se trasladan a estos pueblos como Serodino, Timbúes, Oliveros, Totoras".

"Hubo algunas respuestas, pero no queremos que esto sea por dos o tres días y después queda todo en la nada", planteó Lorena, quien engloba estos hechos violentos en Andino con otros similares perpetrados recientemente en Serodino y Oliveros. "Por eso llamamos a movilizarse, siempre pacíficamente, porque estamos por una causa justa, para que vean que estamos unidos", sintetizó.

Comentarios