Turismo
Domingo 16 de Octubre de 2016

La playa de la vida

Praia do Forte es una encantadora villa que enamora al visitante. En sus playas, el Proyecto Tamar proteje a varias especies de tortugas marinas

La Costa do Coqueiros, como los lugareños laman al litoral norte del Estado de Bahía, es un hermoso lugar que combina naturaleza y confort, deportes y ocio, cultura y gastronomía, relax y aventuras. Playas desiertas de arenas finas, altísimas palmeras recostadas sobre el mar, dunas blancas, tierra colorada y el interminable verde.

Uno de los destinos de moda en esta zona es Praia do Forte, ubicada a 82 kilómetros al noreste de Salvador, que da al visitante muchos motivos para conocerlo, recorrerlo y disfrutarlo. En una de sus playas, desde hace más de 35 años se lleva adelante el Proyecto Tamar, un programa para la protección de las tortugas marinas (ver aparte).

Playas con todo tipo de actividades acuáticas, hoteles de lujo, reservas naturales de flora y fauna como tortugas y ballenas, la cultura brasileña y la historia de la colonización americana de Portugual, entre otros atractivos. Desde Salvador se llega a Praia do Forte a través de la carretera BA-099 (Carretera do Coco), donde a partir de allí toma el nombre de Línea Verde.

La pequeña villa aún guarda las ruinas de lo que fue la única construcción con trazos de arquitectura medieval en Brasil, el Castillo Garcia D'Avila, que empezó a ser construido en 1551 por el representante del rey Joao III; y recién fue terminado en 1624 por su nieto y heredero, Francisco Garcia D'Avila.

La vida nocturna de Praia do Forte está llena de música, alegría, vendedores, aromas y mucha gente alrededor de los bares que permanecen abiertos hasta bien entrada la madrugada. "Las Margaritas" es una excelente opción ya que además de música en vivo ofrece deliciosos cócteles exóticos y comida mexicana. "The Beach House", con su onda rústica pero agradable, no sólo es para turistas brasileños sino también para los extranjeros. El lugar ofrece música que va desde la popular brasileña al rock internacional. Atrae a los clientes con muchas opciones de cócteles, aperitivos, caipirinhas, caipiroskas (con vodka) y caipisísimas (con roon). Al final de la noche se convierte en el punto de encuentro para los músicos que visitan Praia do Forte.

El bar Souza también ofrece música en vivo varios días a la semana. Es un local agradable y acogedor para brasileños y extranjeros. El intercambio cultural es intenso y los visitantes se divierten con el repertorio brasileño de Bahía.

Para los que no prefieren tanto ruido, la opción es salir a caminar, especialmente en las noches de luna llena. Praia do Forte ofrece noches muy agradables, con una brisa sutil que parece acariciar la piel.

Playas cercanas. Entre los principales lugares de interés cercanos a Praia do Forte vale la pena visitar las playas de Itacimirim, que comienzan en una ensenada y son bellísimas. Ellas son Arempebe, Jauá, Diogo, Vila de Santo Antonio, Massarandupió, Sitio do Conde y Guarajuba, que tiene una gran variedad de playas para satisfacer tanto a los adultos como a los más chicos por sus piscinas naturales y sus aguas tranquilas y cristalinas.

En esta última playa, a sólo 12 kilómetros de Praia do Forte hay numerosas posadas y hoteles pequeños, pero también hay muchas casas de fines de semana de gente que vive en Salvador, y que suele alquilarlas por temporada.

En la playa principal de Guarajuba es casi obligatorio probar algún plato típicamente bahiano en la "Barraca do Camilo", un acogedor restaurante familiar de playa con precios bastantes accesibles.

Imbassaí, al norte de Praia do Forte, merece ser visitada por sus cadenas de dunas y cocoteros paralelos al mar. La gran variedad de artesanía que se puede encontrar en el pueblo de Santo Antonio se caracteriza por la paja trenzada. Diogo, que se encuentra a cinco kilómetros de Imbassaí, es un refugio de artistas y la villa es muy conocida por su gastronomía.

Praia do Forte tiene su propia historia: casas de pescadores, una plaza, y una iglesia forman el pintoresco pueblo que está en la misma ubicación que ocupaba Fazenda Praia do Forte hace 30 años: un lugar sencillo y mágico.

Las casas de la aldea, habitada por algo más de 1.800 personas, aún conservan la atmósfera del pasado y la convierten en un lugar especial para quienes viven en ella, la visitan, o pasean por sus calles. El área fue donada al municipio con la condición de que sus habitantes no vendiesen sus casas, solamente fueron autorizados a dejárselas a sus hijos. Esta fue la estrategia perfecta para mantener el ambiente original de Praia do Forte.

El municipio pavimentó las calles principales y ha desarrollado una pequeña zona comercial con tiendas de artesanía local, boutiques, bares, restaurantes y casas de huéspedes llamadas pousadas, pero todavía mantiene el encanto y la simplicidad del pasado. Aunque el número de visitantes aumenta cada año, el pueblo mantiene un ambiente rústico que impregna este lugar acogedor, perfecto para un paseo agradable.

Praia do Forte

Ubicación: 82 km al norte de Salvador de Bahía.

Características: se encuentra en una zona de protección, con 12 kilómetros de costas casi desiertas, cerca de las reservas ecológicas de la mata atlántica.

Atractivos turísticos: las playas de arenas blancas, con cocoteros, la práctica de buceo y la fauna marina (tortugas, arrecifes de corales y, en una temporada, ballenas jorobadas).

Comentarios