Ovación
Jueves 28 de Julio de 2016

La plata va y viene y es centro del conflicto

El gobierno no aumenta el monto y los clubes dicen que así no hay torneo

Es la economía, estúpido" es la famosa frase de un asesor de campaña de Bill Clinton que recorrió el mundo. Todo por la plata, diría una versión más vernácula de sesgo neoliberal. En la AFA, o lo que queda de ella, en la dirigencia del fútbol argentino o en lo que emerge o agoniza, el tironeo pasa siempre por el mismo lado. El dinero, que aúna voluntades o divide aguas, otra vez está en el centro de la escena, aunque entre dimes y diretes está en juego el comienzo del torneo anunciado anteayer con bombo y sin platillos.

Mientras el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, aseguró ayer que el gobierno nacional no se moverá de los 1.800 pesos para el fútbol y estimó que la rescisión del contrato con la AFA por FPT "se efectivizará a fin de año", dirigentes de clubes de primera del fútbol argentino alzaron la voz y están más para plegarse a la medida de no empezar los torneos de las entidades del ascenso.

"Se va a destinar lo que estaba previsto para este año, que son 1.800 millones de pesos. Eso es lo que está vigente desde principios de este año, lo que arreglamos en febrero", afirmó De Andreis, que tiene bajo su órbita el programa "Fútbol para Todos". El funcionario negó también el rumor que desde un principio corrió por la AFA, por el que la dirigencia dejó trascender que la oferta que había salido del gobierno era de 2.500 millones.

"En caso de generarse la superliga, ellos plantearon 2.500 y se empezaron a disparar con números que el Estado no está en condiciones de pagar", dijo De Andreis. Y no terminó allí, ya que agregó que le parece "obsceno" que se pidan esas cifras "con la enorme complejidad que estamos viviendo" en el país. También chicaneó con que "la AFA tiene bastantes otros recursos que genera: sponsors, partidos de la selección y demás".

En medio de los rumores de una oferta superadora que llegaría desde una empresa privada estadounidense (Turner), De Andreis estimó "que por este segundo semestre, que incluso estaba en el presupuesto del gobierno, Fútbol para Todos va a seguir y la rescisión del contrato se efectivizará más a fin de año".

De Andreis apostó fuerte y cargó directamente contra los clubes por la frágil situación de la AFA: "Hay más plata que le deben a la que lo que debe la AFA. Los clubes, sobre todo los de primera, le deben aproximadamente 1.000 millones de pesos. Si cobraran al menos una parte de eso, el fútbol empieza tranquilamente. Y la mayoría de los clubes que deben está en condiciones de pagarle, porque fijate los jugadores que están comprando por valores millonarios. El Estado no irá a resolver los problemas que tienen entre ellos, sobre todo si la plata la tienen", explicó.

En tanto, desde la otra vereda no tardaron en llegar contestaciones. El presidente de Temperley, Hernán Lewin, advirtió que los clubes no están "preparados para empezar el torneo" y dijo que el gobierno "tiene que poner el dinero". "No estamos preparados para empezar el torneo, y el ascenso así tampoco puede arrancar. Si el ascenso empieza, en dos meses no tendrán dinero para pagar", señaló.

Tras la negativa del gobierno nacional de aumentar el dinero del Fútbol Para Todos de 1.800 millones de pesos a 2.500, el dirigente consideró "que el gobierno tiene que aflojar un poco y tiene que poner el dinero para que los clubes funcionen. Está tirando de una soga y nos va a asfixiar", apuntó. "Yo siento que si el gobierno quiere, la plata aparece", cerró.

Por su parte, el presidente de Vélez, Raúl Gámez, reclamó ayer que el "gobierno debe pagarnos lo que nos había prometido" y puso en duda el arranque del campeonato de primera, tras la reducción de 700 millones anunciada anteayer. "Mi posición es que hay que ser solidario con el fútbol de ascenso; no sé si los demás pensarán igual, pero estamos muy disgustados", le dijo Gámez a Deportivo Télam.

"Para los clubes el tema no está cerrado, pero tenemos mucha necesidad de dinero, nos aprietan las circunstancias; te doy el dinero si aceptás el condicionamiento. Es muy malo que esto ocurra. Los clubes de fútbol nunca pedimos rescindir el contrato, en esa nota famosa le pedimos que nos den la posibilidad de hacer nosotros la licitación y si conseguíamos a alguien que nos dé más plata ahí rescindir el contrato", contó el presidente de Vélez.

Gámez manifestó su confianza en la gestión de Armando Pérez, "pero me dio la sensación que el gobierno aprieta para lograr un objetivo. Discutieron entre ellos, y hoy nos encontramos en una situación distinta, parece una intervención más que una comisión normalizadora". w

Comentarios