Información Gral
Lunes 21 de Noviembre de 2016

La pizza más larga de Buenos Aires: 500 metros

El tradicional plato italiano batió ayer otro récord, en una movida solidaria por la inclusión de los discapacitados a través del trabajo

Con sus 500 metros, "la pizza más larga de Buenos Aires" se materializó ayer sobre la avenida de Mayo a beneficio de Asdra, y unas 100 personas con síndrome de down pertenecientes a la institución trabajaron en la elaboración y venta callejera de las más de 20 mil porciones, dado que el objetivo es también "visibilizar" sus potencialidades y llamar la atención sobre la necesidad de una mayor inclusión laboral para personas con esta discapacidad.

Organizada otra vez por la Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Actividades Afines (Appyce), el Sindicato de Trabajadores Pasteleros de Buenos Aires y el gobierno de la Ciudad a beneficio de Asdra, en su tercera edición la "Pizza más larga de Buenos Aires" superó en 200 metros la anterior, realizada en noviembre del año pasado, e incluye también la comercialización de 20 mil empanadas.

"El objetivo de la gente de Appyce es, por un lado, batir el récord; y, por otro lado, realizar una actividad solidaria porque todo lo recaudado es para Asdra y todos los programas de inclusión" , dijo a Télam el vicepresidente de la institución, Marcelo Varela.

"Pero una gran diferencia es que muchas personas con síndrome de down (SD) están trabajando en la calle junto a la gente de Appyce y esto les da una gran visibilidad porque le están mostrando a la sociedad cómo pueden hacer un trabajo como cualquier otra persona que no tiene discapacidad", agregó.

Justamente la inclusión laboral es para Varela, "una de las grandes deudas" de la sociedad para con las personas con discapacidad, junto con la inclusión educativa, con la cual "va de la mano".

"Hace falta que la educación pública les abra las puertas a las personas con discapacidad en el mismo ambiente que estudian las personas sin discapacidad, y que cuando terminen obtengan el mismo título. La otra deuda es que tengan realmente oportunidades laborales porque hoy es muy complicado conseguir trabajo y es muy bajo el porcentaje de personas que trabajando", dijo.

Y el rubro de la gastronomía ha demostrado ser uno de los ámbitos laborales más receptivos para las personas con SD.

"Tenemos muchas personas trabajando en restaurantes, ya sea como mozos, cocineros o personal de limpieza. Y las empresas están viendo que tienen mucho más éxito porque para las personas con SD estas oportunidades no son un trabajo más sino que es «el trabajo de su vida» y por eso no faltan nunca, hacen muy bien su tarea y mejoran el clima de trabajo porque irradian una alegría y entusiasmo que por ahí otras personas no tienen", contó.

Leyla. Leyla Scioti, una joven voluntaria de Asdra que tiene SD, realizaba un trabajo muy particular ayer: contarle a la prensa en qué consiste el evento y por qué es importante participar.

"Esta vez hacemos 500 metros de pizza, el año pasado había un poco menos", contó a Télam esta chica de 23 años que es novia de Alan Rodríguez, el joven con SD a quien la Justicia le dio la razón hace unos días, cuando ordenó que le sea otorgado el título secundario que reclama hace más de tres años, tras terminar la cursada y aprobar todas las materias en una escuela común.

Tras contar que "no" tuvo problemas, en su caso, para hacer sus estudios, Leyla explicó que ahora está "estudiando turismo" en un terciario y que, aunque ahora no le tocó trabajar en la elaboración de las pizzas, a ella le gusta cocinar y en su casa también hace "empanadas o la cena".

Para la elaboración de esta pizza récord fue necesario el montaje de una cocina a cielo abierto a partir de la instalación de un camión-cocina con equipamiento autotransportable, que se fue desplegando a lo largo sobre la calle a medida que avanzaba el trabajo, permitiendo al público observar el proceso de producción.

En total, equipo conformado por más de 50 maestros pizzeros de las escuelas de Appyce y Pasteleros junto a más de 300 colaboradores y voluntarios, utilizaron 750 kilos de harina y 450 litros de agua para conseguir los 1.200 kilos de masa necesarios.

En la cubierta de la super pizza se usaron 750 kilos de muzzarella<\s> 300 de jamón, 300 de tomate y 25 mil aceitunas. "Preparamos un producto tan noble y nuestro como la pizza y la empanada, y difundimos un oficio donde se encuentran también personas con síndrome de Down, que se han formado en nuestra escuela", dijo a Télam Manuel Jamardo, presidente de Appyce.

Comentarios