Policiales
Domingo 08 de Enero de 2017

La pelea de un hombre para hallar su auto y sus herramientas de trabajo

A Andrés Almada le "levantaron" el Fiat Duna el miércoles pasado en Oroño y Córdoba. Ningún organismo le da respuesta a su denuncia.

Andrés Almada es mecánico, tiene 43 años y hace dos décadas trabaja en una empresa que repara maquinaria vial. Su trabajo consiste en guardias y jornadas en las que espera que lo llamen para ir con con su propio auto y sus herramientas para arreglar retroexcavadoras, asfaltadoras, tractores, camiones y máquinas herramientas. Gana un sueldo promedio y le pagan un plus por las guardias extras que realiza. El miércoles pasado, como a muchos rosarinos día a día, le robaron el auto dentro del cual tenía su lote de herramientas, las únicas e indispensables para trabajar. Entonces peregrinó por una seccional, la Fiscalía y un Centro Territorial para hacer la denuncia. Pidió que revisaran unas cámaras de videovigilancia que "seguro registraron el robo" y, según dice, nadie le dio una respuesta concreta. La último que escuchó, en la Fiscalía Regional, fue: "Venga el 20 de febrero a ver si podemos revisar las grabaciones de las cámaras". El mecánico, ante La Capital, relata con metáfora futbolera: "Me cortaron las piernas". Ya no tiene auto, ni herramientas ni dinero para trabajar y no sabe a quien recurrir, por eso hace la denuncia pública.

   El auto de Andrés es un Fiat Duna blanco, patente AVJ 709, que lleva una especie de baliza en la luneta. Dice que "está en muy buen estado por ser modelo 97 y que tiene seguro contra terceros". En Rosario, durante 2016, robaron un total de 1.791 vehículos, y el Fiat Duna es uno de los modelos preferido de los ladrones (ver aparte).

En menos de una hora

Todo empezó el 4 de enero a las 15.30 cuando Almada fue al médico. En Córdoba y Oroño dejó su auto, saludó al cuidacoches, vio a dos policías que "caminaban" la cuadra y fue hasta el parquímetro a retirar el ticket de estacionamiento medido. Fue a su médico de la obra social porque tenía un malestar digestivo y salió del consultorio a las 16.10. Volvió hasta su auto pero ya no estaba donde lo había estacionado. Le preguntó al cuidacoches, a los policías, pero nadie había visto nada. De la zona donde le robaron a Andrés, en 2016 se llevaron 182 autos.

   Los policías de la cuadra lo comunicaron con el 911. "Una chica policía me dijo por handy que le describiera el auto. Le dije que era blanco y le comenté lo de la baliza. Me dijo que no podía buscarlo porque no tenía la denuncia, claro, recién me lo habían robado y yo en ese mismo instante estaba denunciando el robo", dijo asombrado Andrés.

   El hombre fue hasta la seccional 2ª, de Paraguay al 1100. Ahí, tres horas después de haber llegado, le tomaron la denuncia incompleta. "Cuando dije que había tres cámaras de videovigilancia en el lugar, que una estaba apoyada en una pared apuntando hacia donde estaba el auto, que había dos en un edificio y que el cuidacoches estaba ahí siempre, me dijeron que fuera a recorrer la zona, que caminara cuatro cuadras a la redonda por Oroño y Córdoba por si me había olvidado dónde dejé el auto estacionado y que lo de las cámaras lo tenía que declarar en Fiscalía, que ellos no me tomaban ese tipo de denuncia".

Largo peregrinar

Entonces Andrés fue a la Fiscalía Regional. En Montevideo y Moreno lo atendieron en la recepción y le dijeron que debía ir a Mendoza al 3500, el Centro Territorial de Denuncias de la Municipalidad para dejar registrado el robo. Llegó hasta allí y fue una nueva sorpresa: "Se ve que en la primera oficina de Fiscalía no me escucharon bien. Yo les expliqué todo y al llegar a calle Mendoza me mandaron a hacer la denuncia a una seccional. Pero yo ya la había hecho en la 2ª, con lo que volví a Fiscalía con la primera denuncia".

   De nuevo en Fiscalía le tomaron una denuncia ampliada con el tema de las cámaras. Almada señaló dónde estaban y dijo, a quien le tomó la presentación, que él mismo había hablado con el portero del edificio donde están las cámaras para que le mostrara las filmaciones. Entonces lo derivaron a otro lugar. "En la misma Fiscalía hay otra oficina que se ocupa de pedir cámaras y registros fílmicos", aseguró Almada-

   En ese escritorio, otro empleado judicial le dijo que "volviera el 20 de febrero a ver si podíamos pedir las cámaras y ver dónde estaban colocadas". Almada no sale de su sorpresa: recién dentro de 44 días quizás sepa lo que pasó.

Me cortaron las piernas

"Me robaron el auto, una caja con una llave de boca, taladro, amoladora, llaves estrella y otra caja con herramientas. Todo vale unos 30 mil pesos, el auto unos 40 mil. Estoy hablando de unos 70 mil pesos y con mi sueldo no puedo sacar ningún crédito. Me cortaron las piernas y no sé de que voy a trabajar".

   Andrés es entrerriano, tiene cuatro hijos y en su inocencia cuenta que en su barrio de la zona oeste "hay varios que desarman Fiat Duna". Y recuerda: "Un vecino me dijo, si pones cinco mil pesos alguno te puede recuperar al auto. Pero ni tengo la plata ni tengo que darle nada a nadie para que me devuelvan lo mío".


Comentarios