Edición Impresa
Miércoles 03 de Febrero de 2016

La pelea ahora es por los laguitos

Entre el concejal Jorge Boasso y los funcionarios municipales volvió a abrirse una disputa que ya registra varios antecedentes.

Entre el concejal Jorge Boasso y los funcionarios municipales volvió a abrirse una disputa que ya registra varios antecedentes. Esta vez el tema de discusión es el dengue o, más bien, las medidas a tomar para prevenirlo. El edil radical y ex candidato a vicegobernador con el Pro propuso vaciar el laguito del Parque Independencia, mientras que desde el municipio se salió a aclarar que el mosquito que transmite la enfermedad no se reproduce en agua sucia y además en ese espacio no está estancada. Lejos de calmarse, el concejal sacó a relucir argumentos que ponen en duda esas seguridades y se alentó en su postura cuando se enteró que vaciaron el lago del Patio de la Madera. ¿Cómo seguirá la pelea?

No está arrepentida

La política argentina es tan vertiginosa y cambiante que las viejas y nuevas alianzas se dan casi en simultáneo. Una de las más llamativas fue la que rubricaron en 2013 la diputada Victoria Donda y el actual ministro Alfonso Prat Gay. El titular de Economía había llegado de la mano de Lilita Carrió, mientras que la legisladora se sumó a través de Libres del Sur. Juntos militaron las calles porteñas. Ahora están en veredas opuestas: él toma las decisiones económicas; ella denuncia un “tarifazo”  tras otro. De todos modos, Donda, cuando le preguntan sobre aquellos días, no tiene dudas. “No me arrepiento de haber hecho campaña con Prat Gay”, asegura.

La funcionaria que quedó mal parada

La flamante titular de Radio Nacional quedó envuelta en medio de un escándalo de proporciones. De hecho, Ana Gerchenson sufrió las consecuencias de sus propias palabras, que la dejaron muy mal parada. Cuando los periodistas desplazados fueron a reclamar al edificio, la nueva funcionaria les expuso algunas de las razones de los despidos. “Ustedes me agreden en Twitter, nosotros les revisamos los tuits y allí comprobamos que nos atacan”, dijo textualmente. Ante semejante reconocimiento, los trabajadores dieron por terminado el encuentro. Más tarde, Gerchenson se defendió: “Me citan como que les reviso Twitter como si hubiese sido un comentario macartista, pero en realidad me arroban y yo los leo”. Quedó en clara posición adelantada.

Comentarios