Edición Impresa
Sábado 27 de Julio de 2013

"La Patagonia rebelde" es lectura obligatoria en las aulas de Santa Cruz

Con su ética y rigor histórico, Osvaldo Bayer entra en las escuelas secundarias. Sugieren analizar y debatir la obra

"Bayer fue amenazado, perseguido y debió exiliarse por la investigación sobre los fusilamientos de los peones rurales que protagonizaron las huelgas de 1921 en Santa Cruz. En 1975 se exilió con su familia, sus cuatro hijos eran adolescentes y debieron dejar amigos, barrio y escuela. Se quedó sin trabajo y sufrió mucho", dice Marcelo Valko, escritor y compinche de Osvaldo Bayer, con quien recorren el país en una campaña de concientización para cambiar los monumentos que recuerdan al general Julio A. Roca, por otro de las mujeres originarias. El comentario lo hace para introducirse en otro tema que pone de nuevo al gran escritor, historiador y periodista en escena: el gobierno santacruceño estableció como obligatoria la lectura de "La Patagonia rebelde" en las escuelas secundarias de esa provincia.

Desde El Calafate, en la zona de aquella huelga, el historiador e investigador Luis Milton Ibarra Philemon, del Archivo Histórico de esa ciudad, indica: "Hace tiempo que venimos presentando el proyecto sobre el libro de Bayer, pero lo habían vetado. En El Calafate el tema está muy instalado, siempre lo tratamos en las escuelas que visitamos para dar charlas, donde vemos documentación y hacemos actividades sobre el tema. A los chicos les interesa mucho esa historia del lugar". Este investigador es uno de los que también formó la Comisión en Memoria de las Huelgas del 21.

Lectura. Ahora el gobierno de Santa Cruz declaró que el Consejo Provincial de Educación debe establecer la lectura obligatoria de la obra literaria "La Patagonia rebelde", integrada por los tomos "Los bandoleros", "La masacre", "Humillados y ofendidos", y "El vindicador". Además se acordó también, junto a esta lectura obligatoria, "promover el análisis y discusión posterior" en las aulas.

El proyecto de ley, aprobado por los diputados, también establece que se propicie en las escuelas la exhibición de la película "La Patagonia rebelde" (1974) dirigida por el cineasta argentino Héctor Olivera y con guión de Bayer. Ese filme, censurado y luego aprobado por el presidente Juan Domingo Perón, también fue levantado tras la muerte del general por el gobierno de Isabelita y recién en 1984 se vio en las salas argentinas, cuando ya en 1974 ganó el Oso de Plata en la Berlinale.

Memoria sureña. La comisión de memoriosos de esas luchas obreras, liderada por Philemenon, logró que el 8 de diciembre sea declarado oficialmente como día para recordar a las víctimas de la huelga agraria. También el investigador remarca "el trabajo realizado en el Polimodal 21 de Gobernador Gregores, que fue bautizado por la comunidad escolar con el nombre «José Font»", en honor al carrero entrerriano de Montiel, uno de los que encabezó la revuelta de los peones.

Philemón aprovecha este repaso por el trabajo de divulgación que encaran y recuerda que viene de Río Gallegos y que su bisabuelo "participó en las huelgas, trabajaba en el campo cerca de El Calafate, anduvo escondido y escapó de la represión, luego regresó y falleció en los años 40". Por otra parte, rememora que la más terrible de las matanzas fue cerca de El Calafate, luego que la asamblea de peones había decidido entregarse, pero sin embargo fueron traicionados y fusilados, mientras algunos pocos escaparon. Esos cuerpos quedaron enterrados en las faldas de la montaña en la estancia La Anita, del latifundista Federico Braun, con quien Bayer habló para que permita excavar el lugar y hallar los restos de los peones.

Agrega que "se firmó un convenio entre el Archivo de la Memoria y la Universidad de la Patagonia Austral, para realizar la búsqueda con antropólogos y arqueólogos y hacer las excavaciones".

"Regreso con gloria". "La lectura en las escuelas del libro de Bayer es también un reconocimiento a su ética y eso lo puso muy contento. Es como un regreso con gloria", remarca Marcelo Valko, autor de "Pedagogía de la desmemoria" (2010) y "Desmonumentar a Roca" (2013), sobre la sensación de Bayer al conocer la noticia.

Muchos anónimos colaboran con la obra, como el doctor Roberto Suarez Samper, un comodorense que investigó el pasado de su región. Valko también señala la participación de Jorge Cepernic, conocedor de esas peonadas, quien lo llevaba "en su Fitito por la Patagonia profunda recorriendo estancias e historias".

En 1973 (Cepernic) es elegido gobernador santacruceño, apoyó a la filmación, gestionó créditos del banco provincial, dispuso que cadetes de policías hicieran de extras interpretando a las tropas represoras y frenó las críticas del Ejército, molesto por el contenido de la película. Luego, con la dictadura cívico militar "le hizo una gran cobertura a la filmación. «Se vienen, se vienen», advertía Cepernic a Bayer. Luego pasó cinco años detenido en Magdalena, durante el proceso militar", relata Valko sobre el destino de este político que con su accionar tanto había molestado a los militares.

Recuperar la historia. "La investigación de Bayer sobre la Patagonia es una muy buena lectura para los jóvenes, es una noticia interesante porque es un librazo", opina el profesor Darío Barriera, doctor en historia, profesor de la Facultad de Humanidades y Artes (UNR) e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Agrega que "quizás no deba ser obligatoria esta lectura, para impedir un efecto de rechazo, pero igual _considera_ pedagógicamente hay que poner algunas lecturas obligatorias y otras secundarias. Hoy hay muchos espacios abiertos para debates como lo sucedido en Melincué con una investigación de alumnos de una escuela secundaria sobre los desaparecidos".

También Barriera señala que "hay un trabajo de rescate de hechos históricos en las escuelas. En Santa Fe, muchos leen La Forestal, los sucesos en el Cordón Industrial que dejaron la gran desocupación".

Pero el investigador recuerda que también la lucha en la provincia pasa por recuperar horas de historia en la currícula, y usar más coherencia en el tratamiento de las problemáticas distintas en cada región. Esto por los cambios dados en los nuevos planes de estudio para la secundaria provincial, que desplazaron la disciplina de la currícula.

"Hemos producido mucho material didáctico a partir de las necesidades de los maestros. Hay que sugerir espacios de lectura, debates y producción audiovisual", agrega al final.

Comentarios