Edición Impresa
Viernes 16 de Enero de 2009

La otra GUM

Desde el surgimiento de la Guardia Urbana Municipal, con la llegada a la Intendencia de Miguel Lifschitz, dos modelos totalmente distintos conviven, no sin tensiones, pujas y conflictos, al interior de esta repartición. Una, que considera a estos agentes como superinspectores que deben realizar controles y operativos de todo tipo. La otra, que su verdadera misión es aportar a mejorar de seguridad urbana con trabajos de inclusión social. Mientras tanto, la sociedad sigue manteniendo una mirada crítica de la GUM que tiene más que ver con su falta de presencia en los barrios.

Desde el surgimiento de la Guardia Urbana Municipal, con la llegada a la Intendencia de Miguel Lifschitz, dos modelos totalmente distintos conviven, no sin tensiones, pujas y conflictos, al interior de esta repartición. Una, que considera a estos agentes como superinspectores que deben realizar controles y operativos de todo tipo. La otra, que su verdadera misión es aportar a mejorar de seguridad urbana con trabajos de inclusión social. Mientras tanto, la sociedad sigue manteniendo una mirada crítica de la GUM que tiene más que ver con su falta de presencia en los barrios.

Allá por el 2004, la GUM nació con el objetivo de “consolidar la presencia del Estado municipal en la vía pública para promover mejores condiciones de seguridad urbana a través de la prevención, la educación, el control y la estricta aplicación de las normativas municipales”. Pero en la práctica y con los años la mayoría de sus actuales 170 agentes terminaron destinados en el centro de la ciudad para realizar en el mejor de los casos tareas que se superponen con otras áreas municipales. Como por ejemplo intervenir ante infracciones de tránsito, vendedores ambulantes, habilitación de comercios, incautación de pirotecnia ilegal y hasta recientemente un grupo numeroso se dedicó a custodiar durante varias semanas la filmación en Rosario de la película del director Rodrigo Grande, entre otras tareas. Entonces, ¿para qué están los inspectores de Tránsito, de Control Urbano y de Registración e Inspección, entre otros?

Pero otras cosas también están pasando en la GUM. Un pequeño grupo de estos agentes viene realizando un trabajo en villa Banana, en la zona oeste de la ciudad, con una máxima como guía: “La inseguridad se combate con inclusión”. En las zonas pobres de la ciudad, donde la presencia del Estado debería ser más fuerte, muchas veces en la práctica la única cara visible de lo público para la gente es la policía, la escuela, un centro de salud y nada más. Ante esto, estos integrante de la Guardia vienen actuando en distintas situaciones cotidianas encauzando problemas, previniendo conflictos, siendo los ojos del Estado en esa zona de alto riesgo. ¿Cómo lo lograron? Teniendo una comunicación directa con la gente e interactuando con otras áreas del municipio, principalmente las vinculadas a lo social.

Ejemplo I. Una mujer de la villa vendía en sus kiosco pegamento a menores de edad que lo utilizaban para drogarse. Los agentes poco a poco fueron hablando con la gente del lugar y palparon el malestar por esta situación. Así, que un día cayeron de sorpresa y lo clausuraron. Pero no porque el comercio no tenía la habilitación municipal, como la mayoría de los comercios de la villa, sino porque vendía pegamento a menores. Días después fueron los propios vecinos quienes llamaron a la GUM denunciando que el kiosco había reabierto, con lo cual los agentes volvieron al lugar y lo cerraron definitivamente. Atrás de ellos, en ese último operativo, había decenas de vecinos aplaudiendo.

Ejemplo II. Actuaron en varios casos de mujeres víctimas de maltrato familiar.

Ejemplo III. Trabajan también con adolescentes y jóvenes de la villa, estigmatizados por gran parte de la sociedad e incluso por la propia policía, como conflictivos y violentos.

En una sociedad donde la inseguridad urbana está en crecimiento, bien vale la pena recordar una frase del sociólogo británico Anthony Giddens: “Hay que ser duros con el crimen, pero a la vez duros con las causas del crimen”. De esto último, precisamente, se trata lo que hace un pequeño grupo de la GUM.

Comentarios