Información Gral
Miércoles 12 de Octubre de 2016

La Organización Mundial de la Salud pide gravar las bebidas azucaradas

Según la OMS, las gaseosas son responsables de la epidemia de obesidad en el planeta. Un adulto de tres padece sobrepeso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo ayer un llamamiento planetario para que los gobiernos graven las bebidas azucaradas para combatir la obesidad en el mundo, en donde un adulto sobre tres está en sobrepeso. La OMS estima que esa medida podría reducir el consumo de esos productos y por ende "salvar vidas".

El llamamiento de la agencia de Salud de la Organización Naciones Unidas (ONU), con sede en Ginebra (Suiza), se produce un día después de que un estudio liderado por investigadores en Estados Unidos develase que Coca-Cola y Pepsi aportaron decenas de millones de dólares a organizaciones de salud para lavar su imagen y restar apoyos a las leyes que quieren establecer impuestos sobre estas sustancias.

"Desde un punto de vista nutricional la gente no necesita azúcar en sus dietas", dijo Francesco Branca, director de Nutrición, Salud y Desarrollo de la OMS, en un comunicado emitido por su institución. Una sola lata de refresco convencional contiene más del 100 por ciento de todos los azúcares libres considerados óptimos por la OMS para un día.

La OMS estima que existen "pruebas crecientes" de que nuevos impuestos a las bebidas azucaradas "reducirían proporcionalmente su consumo".

"Un aumento de 20 por ciento de los precios de las bebidas tendría una reducción del consumo de 20 por ciento y un aumento de 50 por ciento reduciría el consumo a la mitad", explicó la OMS.

"Si los gobiernos imponen un impuesto a los productos como las bebidas azucaradas, pueden reducir los sufrimientos y salvar vidas", afirmó Douglas Bettcher, que dirige el departamento de prevención de la OMS de enfermedades transmisibles.

Se duplicó la obesidad. A escala mundial la cantidad de casos de obesidad se duplicó desde 1980. En 2014 más de 1.900 millones de adultos -personas de 18 años y más- estaban en sobrepeso, de ellos más de 600 millones eran obesos.

En 2015, 42 millones de niños de menos de cinco años tenían soprepeso o eran obesos.

Al mismo tiempo la cantidad de adultos que sufren de diabetes pasó, en 35 años, de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014, según un primer informe global de la OMS publicado en abril.

En 2012 la diabetes mató a 1,5 millón de personas en el mundo, a los que hay que agregar 2,2 millones de muertes debido a enfermedades vinculadas a la diabetes, lo que hace un total de 3,7 millones de muertes.

El nuevo informe es el resultado de una reunión el año pasado entre expertos fiscales a quien la OMS pidió estudiar cómo las políticas fiscales pueden bajar la tasa de diabetes.

En México, que impuso en 2014 un impuesto a las bebidas azucaradas que provocó un alza del precio de 10 por ciento, el consumo cayó 6 por ciento.

"Las políticas fiscales deberían apuntar a los alimentos y las bebidas para las que existen alternativas", estimó el informe.

La OMS estima desde hace tiempo que el azúcar debería debe constituir menos del 10 por ciento del consumo energético diario de una persona, y llama ahora a los países a reducir esta tasa a la mitad: a 5 por ciento.

Esto representaría 25 gramos, o el equivalente a seis cucharadas de café de azúcar por día. Una lata de bebida gaseosa representa 10 cucharadas de café de azúcar. El informe de ayer también estima que las subvenciones a frutas y verduras para reducir su precio entre 10 y 30 por ciento sería también eficaz para mejorar las costumbres alimenticias.

La industria del azúcar, en general, y grandes productores de refrescos como Coca-Cola, en particular, sostienen que los impuestos no cambian el comportamiento de la gente y no reducen su consumo. En ese sentido se manifiestó ayer la Asociación de Bebidas Refrescantes de España en un comunicado "en el que considera que este tipo de impuestos serían injustos y regresivos, porque se impondría a todos, obesos o no, y castigarían de forma especial a la población con menos recursos".

Presiones. El estudio publicado ayer develaba que Coca-Cola y Pepsi Co, dos de los principales productores de bebidas azucaradas a nivel mundial, han dedicado decenas de millones de dólares en pagos a organizaciones de salud para intentar que no se impongan impuestos a sus productos. En España, la Embajada de Estados Unidos presionó a la Generalitat de Cataluña para evitar una tasa a los refrescos.

Comentarios