Edición Impresa
Sábado 04 de Diciembre de 2010

La organización del tiempo es la clave

La organización del tiempo parece ser una de las claves principales para que los estudios rindan de manera exitosa. Esto es administrarse con los horarios de cursado y de lectura o de búsqueda de materiales, y también con las actividades extracurriculares. Aseguran que también es importante seguir la carrera por placer y no insistir sólo por conseguir un título. Otro dato para considerar como horizonte cuando se busca una formación a seguir.

“Organizarme con el cursado, el estudio y las otras cosas que hago fue lo que más me costó cuando arranqué con la carrera”, dice Julia Pérez Pereyra, de 20 años. Julia ya terminó de cursar el primer año del ciclo técnico musical y ahora cursa composición en la Escuela de Música de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Cuenta que a la hora de sentarse a repasar o preparar un examen prefiere organizarse “en grupos de 3 a 5 personas”, pero que siempre se toma “un tiempo para rendir bien las materias”. Afirma que cuando se trata rendir las asignaturas, no todas resultan igual, y en todo caso “depende de cual examen sea” tiene miedo o no a enfrentarlo.

La joven universitaria se muestra más que contenta con la carrera elegida. Cuando se la consulta si considera que la escuela secundaria la preparó para un estudio superior, responde que no para lo que eligió seguir.

De todas maneras, Julia se anima a dar este consejo para quien termina la escuela media y piensa en seguir una preparación de nivel superior: “Le diría que no estudie como para conseguir un título y listo, lo importante es adquirir bien el conocimiento para luego poder ejercer dicha profesión. Y si no les gusta lo que estudian que cambien de carrera, no vale la pena machacarse con algo que no les da placer”.

Lectura y exámenes

También Gisela Lioi tiene 20 años y estudia en la UNR, pero a diferencia de Julia cursa el 2º año de la licenciatura de economía en la Facultad de Ciencias Económicas.

Al igual que Julia no trabaja pero explica que si no se organiza para estudiar y para que ese tiempo dedicado a los libros le rinda mejor siente que “luego no llegará” a término con las materias. “No es tanto el cursado, sino lo que hay que estudiar, porque esta carrera es la más social que se dicta en esta facultad y demanda mucho tiempo de lectura”, comenta y reconoce que “sería complicado tener que estudiar y trabajar de manera paralela”.

Por el momento la carrera no le depara mayores sobresaltos, más que algún taller práctico, aunque dice que no es lo común en esta licenciatura que dicta Ciencias Económicas.

Gisela confiesa que cuando comenzó la facultad se encontró con una gran distancia entre la vida de la escuela media y la universitaria: “En la secundaria siempre había alguien al lado que te lo recordaba si no estudiabas, aquí es muy diferente hay que organizarse con los horarios si se quiere aprobar”.

Al ser consultada sobre qué mensaje le daría a alguien que quiere continuar una carrera, la alumna de economía no tarda en responder que “hay que intentarlo, porque vale la pena seguir un estudio universitario”. Y hacia el final expresa que lo bueno aquí es que “las puertas (de la universidad) están abiertas”.
 

Comentarios