El Mundo
Miércoles 03 de Agosto de 2016

La oposición venezolana va en busca del revocatorio

La oposición venezolana se prepara para la segunda batalla en su propósito de revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro este año, con el tiempo en contra y la maquinaria chavista volcada de lleno para impedirlo.

La oposición venezolana se prepara para la segunda batalla en su propósito de revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro este año, con el tiempo en contra y la maquinaria chavista volcada de lleno para impedirlo.

Ayer, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) recibió la certificación del Consejo Nacional Electoral (CNE) para solicitar el referendo revocatorio, tras superar la primera fase del proceso con la validación, el lunes a la noche, de 200.000 firmas que la acreditan como promotora de la consulta. Principal impulsor del revocatorio, el ex candidato presidencial Henrique Capriles anunció que habrá manifestaciones en todo el país para dar impulso a la segunda fase de recolección de firmas. "El siguiente paso será tan duro y largo como el primero. El juego potencial del CNE no es evitar sino demorar el revocatorio. Y ese juego no ha terminado", aseguró el analista Luis Vicente León.

Con el certificado, la MUD solicitó ayer mismo el referendo. Si el CNE lo acepta —tiene 15 días para responder— se irá a la segunda etapa: la recolección de cuatro millones de firmas (20 por ciento del padrón). Entonces el CNE tendrá otros 15 días para fijar fecha y centros de recolección de firmas, que deberán ser reunidas en apenas tres días. Luego se tomará otro lapso igual para contarlas y tres meses para organizar el referendo. Una carrera de obstáculos, con un organismo rector, el CNE, totalmente dominado por el chavismo. Si el referendo se hiciera antes del 10 de enero de 2017 y Maduro perdiera (algo descontado por su enorme impopularidad), habría elecciones; pero si es revocado después de esa fecha, los dos años de mandato que faltarían los completará su vicepresidente. O sea, el chavismo seguiría al mando. Para Luis Vicente León, "la sola recolección de 4 millones de firmas sería un durísimo golpe político que el chavismo querrá evitar". La impopularidad de Maduro llega al 73,4 por ciento.

Comentarios