El Mundo
Sábado 04 de Junio de 2016

La oposición venezolana le advierte a Maduro que "sin referéndum, no hay diálogo"

Ambas partes siguen enfrentándose en vez de negociar. El presidente querella a los líderes del Parlamento por usurpación de funciones.

La oposición venezolana advirtió ayer que cualquier posibilidad de diálogo con el gobierno está condicionada a la activación del referéndum con el que aspira revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro, quien presentó ante el Tribunal Supremo de Justicia una acción de amparo contra los directivos de la Asamblea Nacional por supuesta usurpación de funciones. La advertencia de la oposición fue lanzada en Caracas por el líder opositor Henrique Capriles casi al mismo tiempo que, en Washington, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, dijera que el diálogo no será viable si no incluye en el temario la activación del referéndum y la liberación de los "presos políticos" en Venezuela.

El llamado al diálogo, promovido por la Unasur, cuenta con una gestión de buenos oficios de los ex presidentes de España José Luis Rodríguez Zapatero, de República Dominicana Leonel Fernández y de Panamá Martín Torrijos. La oposición anunció ayer la llegada a Caracas en segundo viaje de Rodríguez Zapatero, quien al parecer celebrará reuniones con autoridades gubernamentales y representantes de la oposición. En ese contexto se conocieron las declaraciones de Capriles. "Nosotros no podemos sentarnos allí en esa mesa con los ex presidentes y mediadores hasta tanto aquí en nuestro país las señoras rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE) no respeten la Constitución y no le pongan fecha a la validación de las firmas" para el revocatorio. "El revocatorio es la solución, es lo que puede resolver la situación de tensión social. El revocatorio es para evitar una explosión social", añadió Capriles en declaraciones publicadas en El Universal.

El Consejo Electoral canceló el jueves por quinta vez una reunión en la que la oposición pretendía exigir que se complete el proceso de validación de 1,8 millón de firmas que avalaron la convocatoria al referendo y la difusión de un cronograma completo para el desarrollo de ese mecanismo constitucional. La oposición procura que el revocatorio se realice antes del 10 de enero de 2017, pues si la presidencia queda vacante antes de esa fecha se debe llamar inmediatamente a elecciones. Si ocurre después, el mandato hasta 2019 debe ser completado por el vicepresidente. Desde Washington, Almagro, quien había propuesto la activación de la Carta Democrática en la OEA, una idea a la que Venezuela resiste con todo vigor, opinó que el diálogo que se gestiona "está carente de los elementos que le den sustancia a la posibilidad de que las partes tengan confianza mutua".

En medio de la convulsión que soporta Venezuela —con estado de excepción (sitio) y bajo declaración de emergencia económica y escasez de productos— una pequeña grieta pareció abrirse en la oposición cuando Capriles criticó el llamado del secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, a validar en las calles el próximo lunes las firmas presentadas para impulsar el referendo.

Representantes legales de Maduro presentaron ayer un recurso de amparo en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra los líderes de la Asamblea Nacional (Parlamento) por una "supuesta usurpación de funciones". El asesor jurídico y ex diputado Elvis Amoroso acusó en esa presentación a los legisladores, encabezados por el diputado Henry Ramos Allup, de usurpar funciones reservadas al presidente, como el manejo de las relaciones internacionales. "Venezuela se tiene que respetar y no podemos caer en eso que se conoce como traición a la patria", dijo Amoroso. El contexto dio pie al diario estadounidense The Washington Post a instar al gobierno de Estados Unidos a apoyar a Almagro y su invocación a la Carta Democrática Interamericana a Venezuela.

Comentarios