La región
Domingo 04 de Septiembre de 2016

La oposición venezolana, ante el reto de ir de la calle al revocatorio

¿Y ahora qué?, se preguntan muchos tras la multitudinaria marcha exigiendo al gobierno la convocatoria a un referéndum este año

La oposición venezolana comenzó a reorganizarse, vigorizada por la multitudinaria marcha del jueves, pero ahora enfrenta el enorme desafío de lograr que su capacidad de movilización obligue a las autoridades a aceptar un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. ¿Y ahora qué?, se preguntan muchos tras una jornada en la que multitudes exigieron el plebiscito. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció un plan de lucha y convocó a protestas el 7 y 14 de septiembre, aunque el poder electoral advirtió que no se dejará presionar. "El reto más duro para la oposición es convertir su energía potencial en energía cinética. Porque esta marcha no cambia el control institucional", dijo el analista Luis Vicente León. Pero "una vez en la calle la estrategia ganadora de la oposición es quedarse ahí: mostrar que es mayoría y recordar qué es lo que quiere esa mayoría y que no se quedará tranquila hasta conseguirlo", agregó. Según encuestas de Venebarómetro y Datanálisis, Maduro enfrenta un nivel de impopularidad de alrededor del 75% y ocho de cada 10 venezolanos quieren cambiar al gobierno. Agobiados por la crisis económica, los venezolanos hacen filas durante horas en los supermercados para comprar productos subsidiados y regulados, ante la escasez de alimentos y medicinas y una descomunal inflación, que el FMI proyecta en 720% en 2016.

   Pese al malestar popular y haber arrasado en los comicios legislativos de diciembre que dieron a la MUD la mayoría parlamentaria, la oposición no había convocado multitudes desde las marchas de 2014, en parte, según analistas, por el recuerdo de la violencia de esas protestas contra Maduro dejaron 43 muertos. En la marcha del jueves, destacan los analistas, la MUD rompió una etapa de apatía y mostró capacidad de movilización. Aproximadamente un millón de personas se movilizó contra la crisis.

De la catarsis a la acción. Acusado de servir al chavismo, el Consejo Nacional Electoral (CNE) señaló no obstante que será apenas en la última semana de octubre cuando se recogerán las cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral) necesarias para convocar el revocatorio. La fecha exacta la anunciará el CNE el 13 de septiembre, por lo que la MUD convocó una marcha al día siguiente para seguir presionando, pues el cronograma complica la posibilidad de que la consulta se haga este año. "La marcha no hará que el CNE cambie lo programado. Si la oposición se conforma con esa marcha pierde, de ahí que anunció más acciones que irán aumentando en intensidad. La suma de éstas sí podría generar que el poder electoral agilice el proceso", dijo Eugenio Martínez, experto electoral.

   Y es que el tiempo es clave. Si la consulta popular se hace después del 10 de enero de 2017, cuando se cumple el cuarto año de mandato presidencial, y Maduro pierde, debe sustituirlo su vicepresidente según la ley. Si se hace antes, habrá elecciones presidenciales. "Si todos ejercemos la presión democrática, empujamos en la misma dirección, dada la situación económica y social que vive el país, no le va a quedar más remedio al gobierno que aceptar la consulta", dijo el líder opositor Henrique Capriles.

Cacerolazo contra Maduro: 30 detenidos

El presidente Nicolás Maduro sufrió la noche del viernes un cacerolazo en sus propias narices, con insultos y encontronazos incluidos, durante una actividad política en Villa Rosa, una humilde barriada situada en la isla Margarita. El incidente, durante el cual Maduro incluso echó a correr, se produjo luego de que la oposición tomara el jueves las calles de Caracas para exigir la celebración del referéndum revocatorio.

   El cuestionado mandatario bolivariano se encontraba en la isla realizando uno de sus habituales actos políticos, dispuesto a dar una nueva cadena obligatoria de radio y televisión, cuando se comenzó a escuchar una fuerte protesta a base de cacerolas. La isla, uno de los destinos turísticos más frecuentados del país, sufre graves problemas de abastecimiento de alimentos y de agua, que el gobierno intenta arreglar a la carrera ante la celebración a mitad de mes de la Cumbre de Países No Alineados.

   El vocero del grupo no gubernamental Foro Penal, Alfredo Romero, dijo que 30 personas fueron detenidas por los servicios de seguridad (Sebin). Maduro visitó la región para inaugurar un conjunto de viviendas, según testigos. La organización defensora de derechos humanos Provea, que se creó luego de los saqueos y disturbios de 1989 bautizados como el “caracazo”, dijo que cacerolear no es un delito y calificó de arbitrarias las detenciones y allanamientos realizadas por el gobierno chavista.

Comentarios