El Mundo
Viernes 08 de Julio de 2016

La oposición quiere al Vaticano en el diálogo

La oposición venezolana propuso la incorporación del Vaticano como mediador en el proceso de diálogo con el gobierno que promueven tres ex presidentes con el apoyo de Unasur. En paralelo, la oposición impulsa el referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro.

La oposición venezolana propuso la incorporación del Vaticano como mediador en el proceso de diálogo con el gobierno que promueven tres ex presidentes con el apoyo de Unasur. En paralelo, la oposición impulsa el referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que agrupa a una treintena de partidos y organizaciones opositoras, pidió ampliar la mediación del por ahora solo anunciado proceso de diálogo e incorporar a un representante de la Santa Sede y a otros ex mandatarios. El proceso es impulsado desde mayo por los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero de España, Leonel Fernández de República Dominicana y Martín Torrijos de Panamá, con el respaldo de la Unión de Naciones Suramericanas. La coalición opositora también planteó que la OEA podría "sumarse a esta iniciativa de diálogo a través del grupo de amigos de Venezuela''.

La MUD rechazó el plan de Maduro de que República Dominicana sea sede de los diálogos. La coalición opositora se mostró dispuesta a participar en una primera reunión para un eventual diálogo a partir del 12 de julio e instó a los facilitadores a proponer el lugar y la fecha para el encuentro. Asimismo, reiteró su exigencia de que sean liberados los numerosos presos políticos del régimen chavista y que se realice dentro de este año el referendo revocatorio, mientras advirtió que "no tolerará ningún ardid'' para que se continuén demorando los trámites del proceso. El presidente del Congreso, Henry Ramos Allup, desestimó la exhortación que realizó Maduro de ir al diálogo sin condiciones y señaló que "nuestras condiciones las establecemos nosotros''.

Revocatorio. El oficialista Diosdado Cabello descartó nuevamente que el referendo contra Maduro pueda darse este año, pese a que la oposición completó el primer paso del trámite en abril. También denunció que la oposición incurrió en un presunto "fraude" en la recolección de firmas. Varios oficialistas han acudido a la Justicia, dominada por el chavismo, para denunciar presuntas irregularidades en la recolección de firmas de abril. El objetivo tácito pero cada vez más claro del régimen es evitar a toda costa el referendo revocatorio. Ocurre que todos los sondeos prevén una derrota demoledora de Maduro. El Consejo Nacional Electoral (CNE, en manos del chavismo) evalúa 409.313 firmas. De superarse esta etapa la oposición deberá volver a recolectar firmas, esta vez cerca de cuatro millones, someterlas nuevamente al CNE y, si son aprobadas, finalmente activar el referendo.

Comentarios