El Mundo
Viernes 17 de Junio de 2016

La oposición a Maduro denuncia que habría más muertos en los saqueos y protestas por alimentos

Para el titular del Legislativo, hubo otros 4 muertos, que las autoridades desconocen. Denuncia penal contra un general chavista

Funcionarios del gobierno chavista de Venezuela amenazaron con acciones legales y penas de cárcel a dirigentes de la oposición que denunciaron que en los últimos días hubo al menos otros cuatro muertos en saqueos y protestas por el desabastecimiento de alimentos. Los muertos serían al menos cuatro y no solo dos, como se admitió oficialmente.

El gobernador chavista del estado Anzoátegui, aledaño a Caracas, Nelson Moreno, anunció que querellará al presidente de la Asamblea Nacional (el parlamento unicameral), Henry Ramos Allup, luego de que éste afirmara que en la ciudad venezolana Barcelona, hubo al menos tres muertos en disturbios relacionados con la escasez de alimentos. "Este representante de la derecha es un irresponsable, por eso nos planteamos venir a Caracas y denunciar ante la Fiscalía agresiones por delitos de instigación al odio y a delinquir", declaró Moreno.

En la prensa venezolana no había confirmación de las muertes denunciadas por Ramos Allup, pero las enormes limitaciones que padecen los periodistas en Venezuela podrían explicar esta falta de confirmación o la negativa de la denuncia. Al margen de esta polémica, se confirmó el fallecimiento del adolescente Jean-Paul Omaña, la madrugada del miércoles en el estado andino de Mérida. Con él son cuatro las personas que murieron en los últimos 11 días en protestas o saqueos frente a supermercados que dejaron además decenas de heridos y más de 100 detenidos, según las autoridades. Por otra parte, el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, afirmó que las fuerzas armadas serían víctimas de agresiones "sistemáticas" por la oposición y están dispuestas a "ejercer cualquier acción legal para mantener la honorabilidad y la imagen". Padrino respondía a la denuncia de la oposición denunciara ante la Fiscalía del general Fabio Zavarse por la agresión que sufrió el diputado Julio Borges la semana pasada de parte de grupos armados chavistas frente a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), en Caracas. El lugar estaba custodiado por guardias nacionales, que no hicieron nada para impedir la agresión. Borges debió ser intervenido en un hospital. Participaba de una protesta por las demoras que el CNE impone al trámite de convocatoria del referendo revocatorio. Los efectivos que no actuaron ante la agresión estaban al mando del general Zavarse.

Paralelamente, la Legislatura del estado Miranda pidió a la Fiscalía General que investigue al gobernador Henrique Capriles, por "instigar" a la violencia. Capriles es el principal impulsor del referendo revocatorio.

En tanto, la MUD "realizará reuniones importantes con distintos sectores del país, con los estudiantes, la Iglesia, con la comunidad internacional, con los transportistas", informó la diputada Delsa Solórzano. La coalición opositora efectuará esos contactos "en las próximas horas", con el objeto "simplemente" de "estar atentos y preparados para cualquier contingencia" que impida la realización del referendo revocatorio este año. Maduro y sus ministros han pronosticado repetidamente que el revocatorio no se hará este año, pese a la temprana fecha en que fue formalizado su pedido por la oposición. Solórzano advirtió que la MUD está dispuesta a dar "una respuesta proporcional" si el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, controlado por el chavismo) adoptara cualquier fallo que impida llamar este año al revocatorio. En el mismo sentido, Capriles sostuvo que sería "peligrosísimo" si el TSJ frenara el referendo revocatorio porque "significaría más conflictividad para el país".

Lufthansa se va. La aerolínea Lufthansa suspenderá a partir de hoy todos sus vuelos a Venezuela a causa de la imposibilidad de cambiar la moneda local a dólares, dijo la firma. La compañía lleva volando al país sudamericano desde 1971. El Estado ofrece a las aerolíneas un tipo de cambio muy atrasado y desventajoso, que provoca enormes pérdidas porque los pasajes se venden en la moneda nacional, el bolívar. El Estado paga sólo diez bolívares por dólar, cuando en el mercado paralelo vale 1.000, cien veces más.

Comentarios